El Ayuntamiento anticipa el pago de 1,2 millones de euros por las obras del ilegal parque de maquinaria

La obra, ejecutada por la concesionaria del servicio de basuras, se ejecutó como parte del contrato y hay que abonarla, pero el pago llega a los pocos días de anularse el permiso que permitió construir la instalación en zona inundable.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que pagar por amortización anticipada 1,2 millones de euros a la empresa FCC en el contrato de limpieza, y que corresponde con la construcción de las instalaciones del parque de maquinaria ya construido, pero que ha sido decretado como ilegal. El equipo de Gobierno se ha defendido diciendo que lo que se ha anulado es la autorización de la CHD  para construir en zona inundable, y no la construcción de las instalaciones

 

Ganemos ha criticado que se tenga que amortizar ahora esta cantidad de 1,2 millones de euros por una deuda que, reconocen, hay que pagar pero que corresponde a la construcción de unas instalaciones que son ilegales como ha sentenciado recientemente un juzgado. Sin embargo, PSOE, C's y PP se han centrado en que el pago permitirá rebajar las amortizaciones pendientes del contrato y también su coste.

 

El Tribunal Supremo  ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por la que se declaraba nula de pleno derecho la autorización que la Confederación Hidrográfica del Duero dio al Ayuntamiento de Salamanca para legalizar las obras del parque de maquinaria que la concesionaria del servicio de basuras había construido a la orilla del río Tormes, en la zona de Huerta Otea, frente a la pesquera de Tejares. Este asunto puso en peligro del famoso dique y fue la primera ocasión en la que se planteó su derribo, ahora descartado.

 

Dicha obra, por la que la CHD ya había sancionado al Ayuntamiento de Salamanca con 60.000 euros por hacerla sin autorización y le había denegado posteriormente la misma por riesgo de inundación del terreno, fue muy polémica en 2011 cuando el proyecto aprobado por la concesionaria y el Ayuntamiento contemplaba derribar la pesquera de Tejares para modificar así las cotas de inundabilidad del río y poder legalizar el Parque de Maquinaria ya construido; con esta jugada, se conseguía que dejara de estar en zona inundable.