El Ayuntamiento admite que el Corona Sol perdió la licencia y no cierra el hotel porque no causa molestias

Pleno municipal en el Palacio de Congresos; en el centro, el concejal Daniel Llanos. Foto: A. Santana
Ver album

El consistorio admite por primera vez que el polémico hotel no tiene licencia en vigor pero se escuda en que la perdió sobrevenidamente para permitir que solicite dos nuevos permisos mientras sigue abierto.

El promotor del Corona Sol, el hotel ilegal que se levanta desde hace años en Salamanca, ha solicitado nuevas licencias de cambio de uso y ambiental en un intento por solucionar su situación y gracias a que el Ayuntamiento considera que tiene licencia en vigor aunque por otro lado admite que carece de ella porque "sobrevenidamente la perdió", cuando en realidad le han sido anuladas todas las licencias en los tribunales. De este modo, por primera vez, el consistorio reconoce que el hotel no tiene licencia, pero explica que no se cierra porque no genera molestias.

 

El movimiento se ha producido durante las últimas semanas tras anularse de manera firme las mismas licencias concedidas en su día y que fueron recurridas a la justicia por los vecinos de Avemur, resultando su nulidad por numerosas irregularidades. Pese a ello, sin licencia válida alguna, el edificio sigue en pie y abierto al público mientras tramita nuevas licencias, quedando de manifiesto que carece de ellas.

 

A pregunta de la concejala de IU, Virginia Carrera, el concejal de Fomento, Daniel Llanos, ha reconocido en el pleno que el Corona Sol tiene en trámite estas dos licencias nuevas, mientras tiene anuladas de manera firme tres licencias necesarias para permanecer abierto. Llanos ha admitido que el Ayuntamiento de Salamanca es consciente de la situación urbanística actual de esta construcción, es decir, que le fue comunicado por los tribunales la última resolución que anulaba todas las licencias, desde la ambiental a la de uso como hotel.

 

El concejal de Fomento ha explicado que "basándonos en la ley ambiental, con varios informes jurídicos, el edificio está solicitando y tramitando todas las nuevas licencias que fueron anuladas" y que "el criterio de la nueva ley es que el cierre debe tratarse de una situación excepcional" que no concurre en este caso, a pesar de que se cometieron irregularidades en la construcción y que por eso tiene las licencias, concedidas por el consistorio en su día, anuladas en firme.

 

Llanos ha respondido que no hay edificios en la misma situación en Salamanca porque considera "que el hotel tenía licencia y sobrevenidamente la perdió" y que no es lo mismo que abrir sin licencia, por lo que, ha explicado, si abriera sin licencia se le pediría que la pidiera y si no lo hace, se cerraría, añadiendo que "si no genera ningún tipo de trastorno ni molestia" puede seguir con la actividad "para dar más facilidad y más en estos momentos". Llanos ha defendido que no hay trato de favor.