El aumento de las temperaturas por el cambio climático provocará un aumento de los cálculos renales
Cyl dots mini

El aumento de las temperaturas por el cambio climático provocará un aumento de los cálculos renales

Piedras renales

Los cálculos renales son depósitos duros de minerales que se desarrollan en la orina concentrada y causan dolor al pasar por el tracto urinario.

El aumento de las temperaturas debido al cambio climático provocará un aumento de los casos de cálculos renales durante las próximas siete décadas, incluso si se implementan medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, según un nuevo estudio realizado por investigadores de Hospital de Niños de Filadelfia (CHOP).

 

El estudio, que se ha publicado en la revista 'Scientific Reports', añade que esta situación ocurrirá, a pesar de tomar medidas de mitigación, lo que le costará al sistema de salud estadounidense aproximadamente 57 millones de dólares (50 millones de euros).

 

"Si bien es imposible predecir con certeza cómo las políticas futuras desacelerarán o acelerarán la emisión de gases de efecto invernadero y el cambio climático antropogénico, y saber exactamente cuáles serán las temperaturas diarias futuras, nuestro análisis sugiere que un planeta que se calienta probablemente causará una mayor carga de riñones enfermedad de cálculos en los sistemas de atención médica", ha expresado el autor del estudio, Gregory Tasian.

 

Los cálculos renales son depósitos duros de minerales que se desarrollan en la orina concentrada y causan dolor al pasar por el tracto urinario. La incidencia de la enfermedad ha aumentado en los últimos 20 años, especialmente entre mujeres y adolescentes. Investigaciones anteriores han demostrado que las altas temperaturas ambientales aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad de cálculos renales; en los Estados Unidos, hay un aumento en la incidencia de cálculos renales de norte a sur, y hay un rápido aumento en el riesgo de presentación de cálculos renales después de los días calurosos.

 

La principal novedad de esta investigación es que se ha creado un modelo para estimar el impacto del calor en futuras presentaciones de cálculos renales en Carolina del Sur. Los investigadores han optado por este lugar porque se encuentra dentro del "cinturón de cálculos renales" de los Estados Unidos, una región en el sureste de los Estados Unidos con una mayor incidencia de enfermedad por cálculos renales.

 

En primer lugar, los científicos han determinado la relación entre las temperaturas medias históricas diarias en todo el estado y las presentaciones de cálculos renales en Carolina del Sur de 1997 a 2014. Los investigadores utilizaron temperaturas de bulbo húmedo (WBT), una métrica de calor húmedo que representa tanto el calor como la humedad ambiental, que es una métrica de temperatura más precisa para predecir cálculos renales. Luego utilizaron esos datos para pronosticar la cantidad de cálculos renales relacionados con el calor y los costos asociados hasta 2089 en función de la WBT diaria proyectada en dos escenarios de cambio climático.

 

El primer escenario de cambio climático representa un futuro "intermedio", con cambios hacia fuentes de energía con menores emisiones, el uso de tecnología de captura de carbono, precios de las emisiones de CO 2 y una expansión de las tierras forestales desde el presente hasta 2100. El segundo escenario representa un futuro con emisiones de gases de efecto invernadero en su mayoría desinhibidas.

 

Así pues, el primer escenario proyecta un aumento de 2,3ºC en la temperatura media por período de cinco años desde 2010-2014 a 2085-2089, mientras que el segundo escenario proyecta un aumento de 3,6ºC en el mismo período de tiempo.

 

"Nuestro análisis es un modelo para conceptualizar cómo se espera que la carga de la enfermedad de cálculos renales progrese con el cambio climático, y también cómo las mitigaciones de las emisiones de gases de efecto invernadero pueden compensar parte de esta carga", ha comentado el primer autor Jason Kaufman.

Comentarios

didimos 10/01/2022 23:58 #1
¡Vaya disparate!, si hay orina mayor concentrada, lo que hay que hacer, es beber más agua para que disminuya esa concentración y no se acumulen los solutos en los cálices renales, que dependiendo de su posición a favor de la "gravedad", evitarán el "asentamiento" de los mismos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: