El arte de poner banderillas: "Se hace duro saber que te vas a jugar la vida"

Jaime Bermejo, banderillero salmantino (Foto: I. Andrés)

El banderillero salmantino, Jaime Bermejo, cuenta como es el duro camino para llegar a ser banderillero. 

Se llama Jaime Bermejo, tiene 30 años y lleva 17 dedicándose al mundo del toro, su cara lo dice todo, los sueños se persiguen, aunque a veces las cosas no salen como deseas. Sus primeros pasos fueron en la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, su tierra. Tenía 13 años cuando comenzó a agarrar un capote, la afición le viene de familia, "mi abuelo fue mayoral y dos de mis tíos también", asegura con una sonrisa en la boca. 

 

La falta de oportunidades le hizo cambiar el oro por la plata. "El mundo del toreo es muy bonito a la vez que duro". De novillero no consiguió torear todo lo que quería, "pasé dos años retirado y después decidí hacerme banderillero". Todavía no tiene el carné, pero le falta poco, ya lleva 18 novilladas picadas de las 25 que se exigen para poder conseguirlo.

 

-¿Cuándo comenzó su andadura en la Escuela de Tauromaquia de Salamanca?

-"Empecé con 13 años, estuve hasta los 20 años, después no toreé nada durante un año y más tarde, tomé la decisión de ser banderillero, esto fue dos años después a los 22". 

 

-¿Por qué cambió el oro por la plata?

-"Toreaba muy poco, tenía pocas oportunidades y decidí tomar otro camino, quería seguir relacionado con el toro. Ser banderillero es menos complicado, el protagonismo es menor, el banderillero hace labores para el torero, de nosotros se acuerdan menos, el que se juega el tipo es el matador".

 

 

-¿Cómo se prepara un banderillero?

-"La preparación es la misma que la de un torero, practico varios deportes por afición, pero mi entrenamiento es como el de cualquier matador".

 

-¿Cómo funciona el orden de lidia de los banderilleros en la plaza?

-"En las cuadrillas siempre suelen ir los mismos. El primer día se sortea quien lidia el primero y quien lidia el segundo, a partir de ahí, vamos rotando. Se hace así porque uno de los toros siempre es más fuerte, de esta manera el trabajo se reparte". 

 

-¿Y el puntillero? 

-"El puntillero siempre es el mismo, hace las labores de tercero, pone un par en cada toro y da la puntilla". 

 

 

-¿Es necesaria la compenetración entre torero y banderillero?

-"Sí. Con Damián Castaño voy mucho al campo, entonces, en la plaza ya sabes las manías que tiene, con una mirada sabes lo que te puede decir, lo mejor es que haya complicidad, vas más tranquilo, hay confianza mutua, estamos ahí para bien y para mal"

 

-¿Es difícil ser banderillero?

"Es difícil porque estar delante del toro no es fácil, da igual lo que seas. Esto exige una preparación y mente despejada, hacer las cosas bien a un toro es muy complicado. Cuando empecé en la escuela... unos te animan y otros no, no asimilas lo duro que es hasta que estás dentro". 

 

-¿De dónde le viene la afición? 

-"Mi abuelo fue mayoral y mis dos tíos también, siempre he estado ligado al mundo del toro". 

 

-¿Cómo son los momentos previos a la corrida?

-"Para nosotros el día empieza en el sorteo, hay que hacer los lotes para después transmitirle al matador todos los detalles, hay que explicarle a que se va a enfrentar. Es difícil, luchas con otros compañeros, pero tú tienes que defender al matador con el que estás ante todo. Después solo toca esperar, se hace duro saber que te vas a jugar la vida. Yo pienso que es lo que quiero y por lo que lucho cada mañana al levantarme". 

 

-¿Tiene algún ritual?

-"Sí, claro. Monto una capilla pequeña con cuatro imágenes justo antes de salir de la habitación. Al salir a la plaza toco la madera, hago una cruz en la arena, rituales...". 

 

-¿Es muy difícil poner banderillas?

-"Es más fácil que torear, a mí me dijo un banderillero veterano 'todo lo que se hace en el toreo corriendo es fácil', pero bueno, es complicado, tú le estás diciendo al toro que te va a coger, en el momento en el que tu clavas las banderillas, hay que tener serenidad... no todos son capaces".

 

Comentarios

vecino 11/09/2019 19:44 #5
pues majo en todos los trabajos se corre peligro ponte hacer otra cosa que no tenga tanto peligro por que con tus añitos ya pocas banderillas vas ha poner ya.
salmantino 10/09/2019 21:44 #4
si tanto peligroso es el trabajo dedicate a otra cosa que tenga mas probecho que poner banderillas ya me parece que te queda poco.
jagg 09/09/2019 00:52 #3
Mati comprate un € de bosque y pierdete
Mati 08/09/2019 15:15 #2
Pero, ¿este quién es? Entrevistas a gente interesante de la calle que hace cosas por los demás, no a gente que se aprovecha de una tradición cruel y obsoleta, estas cosas hacen que sigan desprendiendo soberbia y prepotencia con sus gominas y sus patillas. Menos bombo a esta gente por favor.
yo 08/09/2019 08:37 #1
Menos lobo,caperucita.....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: