El arreglo de la piscina de San José se encarece 500.000 euros por reparaciones pendientes desde 2015
Cyl dots mini

El arreglo de la piscina de San José se encarece 500.000 euros por reparaciones pendientes desde 2015

Piscina
Ver album

El presupuesto total de la actuación, que llega tarde, sube hasta 2,1 millones porque incluye una partida extra para solventar problemas como la falta de estanqueidad del vaso: la piscina pierde agua.

La obra de la piscina de San José llega tarde y con una sorpresa en forma de factura oculta, un nuevo coste que sumar al denominado 'caso piscinas'. La anterior concesionaria no ejecutó un mantenimiento al que estaba obligada por contrato, el Ayuntamiento de Fernández Mañueco no se lo exigió y el resultado ha sido un agujero de más de 6 millones de euros en facturas para arreglar unas piscinas que tenían que haberse entregado en perfectas condiciones, pero que estaban, en algunos casos, hechas una pena. En el caso de San José, el coste supera los 500.000 euros que estaban previstos para arreglar, por ejemplo, las pérdidas de agua del vaso, que se conocen al menos desde 2015.

 

Muchas de las actuaciones que ha llevado a cabo el equipo de Gobierno en los últimos años en las piscinas municipales atienden a la necesidad de resolver estas deficiencias, aunque se hayan vestido de obras de mejora. Ha sido el caso, por ejemplo, de la piscina de Garrido, donde la cubierta para la zona climatizada no se había tocado en una década. Y la falta de mantenimiento está también en el origen de la reforma que se va a hacer en San José.

 

La obra va a llegar tarde, tras apurar hasta el último día el concejal de Deportes los plazos para tramitar el proyecto. Lo más sensato hubiera sido iniciar el proceso el pasado septiembre o dejarlo para el próximo, pero en su lugar se ha optado por cerrar para empezar las obras, sólo que los vecinos están sin piscina y la obra no ha empezado cuando se han consumido casi dos meses de los tres de la temporada de verano. Sin embargo, se ha hecho una tramitación desastrosa y se intenta salvar el ridículo a última hora, este viernes, metiendo por urgencia el preceptivo cambio en el contrato de gestión para hacer la obra. De no haberlo hecho así, no podrían iniciarse las obras y la piscina hubiera estado cerrada todo el verano sin ver una máquina porque no hay otro pleno hasta principios de septiembre.

 

El proyecto, ya conocido, contempla una inversión de 1,9 millones con tres partidas diferenciadas. Una de ellas, de 536.000 euros, corresponde con arreglos que la piscina necesita desde hace años y que no se han hecho. Incluye la reforma de los pediluvios, el arreglo del vaso de chapoteo, mejora de vestuarios, reforma de instalación eléctrica y el resto de reparaciones recogidas en un informe de los técnico municipales de junio de 2015. El informe de los técnicos municipales sobre el estado de la instalación constata desde entonces su mal estado, pese a lo cual no se ha hecho nada. Uno de sus problemas, la falta de estanqueidad del vaso principal, que pierde agua.

 

Los más de 500.00 euros extra corresponden, según el informe municipal para la contratación, de obras complementarias inicialmente no previstas. Entre ellas está el mantenimiento anual de la piscina, para el que llegaron a presupuestarse 185.000 euros que fueron usados para hacer mejoras en otras piscinas.

Noticias relacionadas