El arranque de frutal, que genera 2,5 millones de toneladas de restos leñosos al año, alternativa para la bioeconomía
Cyl dots mini

El arranque de frutal, que genera 2,5 millones de toneladas de restos leñosos al año, alternativa para la bioeconomía

Arranque frutal.

Más de 2,5 millones de toneladas de restos leñosos se eliminan mediante su quema al aire libre, por lo que se pueden convertir en un "importante" recurso para la bioeconomía.

Las operaciones de arranque de frutal, olivo y viñedo generan cada año más de 2,5 millones de toneladas de restos leñosos en toda España, según estimaciones de AgroBioHeat, que se eliminan mediante su quema al aire libre, por lo que se pueden convertir en un "importante" recurso para la bioeconomía.


El contenido energético de esta agrobiomasa equivale a ocho millones de barriles de petróleo, un valor de 400 millones de euros, capaz de calentar 3 millones de viviendas en España.

Según el responsable de Innovación de la Asociación Españona de Biomasa, Daniel García, ha explicado que el Observatorio de Agrobiomasa de AgroBioHeat documenta varios casos "emblemáticos" de uso de arranque para energía en la industria, como son las plantas de energía de Ence y Nufri.

Sin embargo, ha destacado que cuando se habla de cadenas de valor de proximidad y de volúmenes de uso más fraccionados, "la utilización del arranque apenas tiene lugar más que en forma de obtenciónde leñas" por lo que ha aseverado que resolver el uso del arranque a escala local "requiere poner en marcha una nueva práctica agronómica que resulte ventajosa para los agricultores y permita obtener la biomasa en formato, calidad y precio adecuados para generar nuevos usos" como se hace en Sudanell.

Sudanell, municipio de la comarca frutiícola es Lleida, es la sede de un proyecto piloto impulsado por un agricultor local junto con dos empresas -Serrat Trituradoras e ISVED Bioenergía- cuyo objetivo principal es definir un modelo de negocio capaz de transformar la gestión actual de los restos de arranque en una oportunidad para la bioeconomía, la mejora de prácticas agrícolas y la descarbonización de la economía rural con clave local.

En una jornada celebrada en Sudanell se ha puesto de manifiesto la viabilidad de este modelo ya que las instalaciones energéticas seamortizan en periodos tan cortos como 4 años. En cuanto a la operativa alternativa al arranque, la sencillez y comodidad para el agricultor "son notables" ya que ahorra dinero en el servicio, evita la gestión de la quema y deja el terreno limpio y sin raíces, pues quedan incorporadas en el suelo o pueden extraerse para otros usos como compost.