El área común del taxi en el alfoz se tambalea por la cesión de precios y licencias a la capital
Cyl dots mini

El área común del taxi en el alfoz se tambalea por la cesión de precios y licencias a la capital

Varios ayuntamientos se niegan a ceder la facultad de fijar precios y de otorgar licencias, que quedaría por completo en manos del Ayuntamiento de Salamanca.

El área común del alfoz para el servicio del taxi se está complicando. La idea, que podría reportar mejores servicios a los ciudadanos y estabilidad al sector, lleva diez años en el alero y, cuando parecía que tomaba cuerpo, han surgido obstáculos que pueden dar al traste con la posibilidad de formar un área conjunta de taxi para la capital y sus localidades más cercanas.

 

El problema de fondo es la cesión de competencias. Los ayuntamientos se han encontrado con que tienen que ceder, por ejemplo, la facultad de fijar precios y de otorgar licencias, que otorgarán al Ayuntamiento de Salamanca. Y algunos no lo ven claro. Aldeatejada ha celebrado pleno para decidir si acepta o no la delegación de competencias, Doñinos no lo ha hecho y su gobierno municipal no le ve claro; y Carrascal de Barregas ni se ha adherido al sistema. Así que el área común del taxi se tambalea y es probable que no llegue a todas las localidades del alfoz.

 

La cuestión es complicada. Para poner en marcha el área común, cuya creación ya se ha solicitado a la Junta, hay que dar varios pasos, entre ellos, la adhesión al área y la cesión de competencias en los distintos plenos municipales en favor del Ayuntamiento de Salamanca. Los consistorios recelan de dejar en manos del gobierno de turno de la capital la concesión de licencias o las tarifas. Esto se podría arreglar con una comisión paritaria que no se ha contemplado.

 

Además, todavía hay ayuntamientos que se tienen que adherir a una zona común que hay que solicitar a la Junta. Y que incluso un consistorio que están en el consejo del alfoz, el órgano que tenía que haber sacado adelante el proyecto (y que ha estado tres años parado), han decidido negarse. Además, la prestación conjunta del taxi va muy tarde, y según el cronograma presentado a los alcaldes asistentes, el proyecto está todavía en el segundo de los seis puntos necesarios para su entrada real en funcionamiento.

 

De hecho, el único que se ha cubierto por completo es la aprobación de un dictamen favorable para la creación del área; estre primer paso se dio en el Ayuntamiento de Salamanca el pasado mes de septiembre después de que no hubiera noticias desde un año antes, septiembre de 2017, y tras una década de espera. Por contra, en Valladolid ya funciona desde el 1 de enero de 2018, hace más de un año, con la adhesión de 22 municipios, todos menos Arroyo de la Encomienda. En el caso de Salamanca, faltan adhesiones y a la última reunión sólo acudieron 10 de los 24 municipios afectados.

 

 

Precios cerrados por trayecto o tarifas planas

 

No se entiende, porque las ventajas son grandes como se ha podido comprobar en Valladolid. Aplicado a Salamanca, esto permitiría fijar un precio exacto para por ejemplo, ir de Villamayor al Hospital Clínico; diseñará una red de paradas donde no habrá que distinguir si cogemos un taxi para, por ejemplo, Villares de la Reina o para la capital; acabará con el riesgo de multas por dar servicios donde no corresponde a tu licencia (600 euros)... Pero ante todo mejorará la situación del servicio, mitigando el déficit de vehículos en el alfoz y nutriendo de clientes a los taxis de la capital, que han perdido usuarios.