El aperitivo, como la paciencia, tiene un límite... de tiempo