El apeadero de La Alamedilla, nueve meses patas arriba y con uno provisional
Cyl dots mini

El apeadero de La Alamedilla, nueve meses patas arriba y con uno provisional

Ver album

El apeadero de La Alamedilla  ha superado los nueve meses patas arriba sin que, aparentemente, esté cercana su finalización. El andén principal fue derruido en agosto de 2020 y el acceso está cerrado, sólo se puede usar con un andén provisional y sí se ha reabierto el paso inferior, cuyo aspecto deja bastante que desear.

 

El aspecto actual es el que muestran las fotografías de esta información. Parte del andén fue derribado y no se ha vuelto a levantar, como tampoco se ha arreglado el acceso ni se ha puesto el mobiliario. Sí que están instalados postes y catenarias de la electrificación, que era el motivo último por el que se iniciaron las obras: había que variar la altura de la infraestructura porque el antiguo  superaba en 30 centímetros el valor establecido por las especificaciones técnicas de infraestructura. El nuevo tendrá una altura de  760 mm sobre cota de carril y distancia a borde de andén de 1,765 m.

 

El derribo se inició a finales de julio de 2020, pero las obras del apeadero de La Alamedilla no sólo llevan meses de retraso, sino que están prácticamente paradas y sin visos de finalización. Se iniciaron entonces desmantelando el andén, acceso al centro de algunos trenes, aprovechando el corte de tráfico ferroviario durante casi un mes que adelantó TRIBUNA.

 

Ese corte de un mes, que implicaba que dejaran de pasar los trenes de mercancías y que dejaba sin esta parada, se tenía que haber aprovechado para colocar las nuevas catenarias de la electrificación y, después, para arreglar este apeadero, que hace tiempo que necesitaba un lavado de cara. Sin embargo, terminó el mes de cierre de circulación y no se habían terminado las obras. Al menos, sí se recuperó el paso de trenes de mercancías y el acceso de los de pasajeros, que usan un andén provisional.

 

La última previsión fijaba la finalización de obra para el mes de abril, pero no fue posible. La reforma del apedero de La Alamedilla es una tarea pendiente desde hace tiempo, y aplazada al menos en una ocasión. En agosto de 2017 se anunciaban obras para sustituir su mobiliario (marquesinas, bancos) y darle un lavado de cara, pero su aspecto ha seguido siendo bastante mejorable. Sus accesos tienen pintadas, el andén luce sucio, la cartelería está desgastada, el mobiliario ha sido atacado por los vándalos... Lo normal es que esto mejore tras la obra que supondrá derribar por completo el apeadero para hacer uno nuevo. Pero, ¿qué pasa con el paso inferior?

 

Las obras que ejecuta el propietario del andén, la empresa estatal Adif, afectan al apeadero y al falso túnel de 350 metros que comunica con la calle Jardines, pero no afecta al paso inferior,  lleno de pintadas y suciedad, tiene restos de incendios, le faltan azulejos...