El anfitrión dice adiós

Fernando San Emeterio y el Caja Laboral no han encontrado rival en el partido de cuartos de final de la Copa del Rey que les enfrentó ayer al Bizkaia Bilbao Basket en cuartos de final y en el que se han impuesto con más rotundidad en el juego que en el marcador 62-75.El alero santanderino ha confirmado la gran temporada que está llevando a cabo conduciendo a su equipo a una de las victorias que mejor sabor le dejan con una actuación estelar, 23 puntos, 7 rebotes, 4 recuperaciones y 4 faltas recibidas para completar una valoración de 34.
EFE / BILBAO

San Emeterio pegó el primer arreón del partido y fue la clave del conjunto victoriano, pero contó con ayuda de sus compañeros cuando la necesitó, sobre todo de Teletovic (17 puntos), Pau Ribas (17 de valoración) y hasta de Barac (12 puntos), que tuvo que jugar casi tres cuartos de partido por la baja de Splitter.

No notaron los de Dusko Ivanovoc la baja de su jugador más importante, fundamentalmente por el flojo partidos de los locales, que estuvieron muy alejados de lo que habían sido en los cuatro últimos partidos, que contaba por victorias, incluido el aldabonazo en Vistalegre.

Dieron la cara, como siempre, Banic y Salgado, pero no tuvieron apenas ayuda. El base, además, no estuvo acertado en el tiro (2/7), lo que le afeó una estadística que fue más generosa con el pívot (22 puntos, 10/13 en tiros de campo).

Si San Emeterio fue el gran triunfador, con Mumbrú, Hervelle y Moiso ocurrió todo lo contrario. Los 11 puntos anotados y 5 de valoración entre ambos dejaron clara la pobre aportación de los ex madridistas.