El Alvia Salamanca-Madrid sigue ganando viajeros: 376.800 en su segundo año completo

El Alvia suma casi 30.000 nuevos viajeros en su segundo año de funcionamiento, a la espera de que se apliquen los nuevos precios y se eliminen los pasos a nivel.

El tren rápido entre Salamanca y Madrid se hizo esperar muchos años, pero se ha ganado el favor de los salmantinos. La conexión se estrenó con los últimos días de 2015 y, en su segundo año completo, ha mejorado las cifras de 2016 y apunta a un 2018 de récord.

 

Según los datos facilitados por el Gobierno a pregunta del diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro, durante 2017 un total de 376.800 viajeros usaron la conexión en alguno de los dos sentidos. Son un 8,1% más que en su primer año completo, 2016, cuando totalizó 348.500 viajeros. Además, entre enero y febrero de 2018 ha terminado de despegar con 65.000 viajeros, un 13% más que en los mismos meses de 2016.

 

La misma tendencia positiva se aprecia en el número de viajeros con origen o destino Madrid-Salamanca, punto a punto, es decir, con origen estas estaciones aunque se suban en otras. En total, fueron 326.600 viajeros, un 5,4% más que en 2016.

 

Sin embargo, el servicio tiene que hacer frente todavía a algunas mejoras. Por un lado, la conexión tiene pendiente librarse de los pasos a nivel de Gomecello, que limitan su velocidad máxima; no hay fecha prevista para ejecutar esta actuación prometida y esperada desde hace años. Y por otro lado, hay que esperar a que se hagan efectivos los nuevos precios, aunque no son la panacea que anunció el Gobierno saliente.

 

Cada vez parece más claro que la declaración de servicio público para la conexión ferroviaria Salamanca-Madrid no va a redundar en grandes ventajas para los usuarios. El punto de partida fue el anuncio de que el billete del Alvia rebajaría su precio un 65%, entre 14 y 18 euros, una vez se aprobara la inclusión de este servicio en el catálogo de los que el Gobierno subvenciona para que Renfe pueda ofertarlos sin tener en cuenta sus beneficios. Sin embargo, la rebaja no va a ser tan directa como se ha pretendido vender por un motivo concreto: sólo quienes compren un abono concreto y hagan al menos diez viajes en 45 días.