El alto cargo juzgado por malversación defiende que los gastos que pasó eran de su actividad en la Diputación
Cyl dots mini

El alto cargo juzgado por malversación defiende que los gastos que pasó eran de su actividad en la Diputación

El acusado, en la sala de la Audiencia Provincial al inicio del juicio. Foto: A. Santana

Manuel Borrego declara en el juicio por cargar más de 6.000 euros de gastos aparentemente personales que su actividad era profusa y que los ticquets que pasó estaban relaccionados con su cargo.

El juicio con jurado en el que un alto cargo de la Diputación de Salamanca se sienta en el banquillo de los acusados ha quemado su primera e intensa jornada este lunes con la declaración del interesado y del que fue su superior en La Salina, el todavía vicepresidente y diputado de Fomento. Y este miércoles el caso 'sacudirá' a la plantilla de la institución provincial porque cerca de una quincena de testigos están llamados a declarar.

 

El juicio arrancó a las 9.30 horas con la formación del jurado popular que dictaminará, antes de que acabe la semana, este asunto. Pasadas las 11.30 horas ha finalizado el proceso con éxito, en presencia del acusado y de su abogado. La mañana se ha ocupado en la exposición de las dos partes y es cuando se ha confirmado que la acusación particular, ejercida por el PSOE de Salamanca, pedía 6 años de cárcel y 12 de inhabilitación al que fuera jefe de Fomento, alto cargo de la Diputación ahora en otra área. El ministerio fiscal no ha presentado cargos y cree que es la Diputación la que debería explicar por qué autorizó estos gastos; a su vez, la Diputación no está personada en el procedimiento.

 

Borrego: nunca pagué gastos personales

Por la tarde ha sido el momento para algunas de las declaraciones. Se han producido las del propio interesado, Manuel Borrego, que en todo momento ha mantenido que los gastos por los que se le acusa de malversación de caudales públicos estaban relaccionados con su actividad ya que era abundante, y qu enunca pasó ningún gasto de carácter personal. Hay que recordar que parte de los gastos eran tickets de consumiciones en establecimientos de hostelería, comidas y cañas, hechos en fines de semana o viernes por la tarde.

 

También ha declarado el vicepresidente de la Diputación, Carlos García Sierra, también diputado delegado de Fomento, cargo que ocupaba ya en su día cuando Borrego era jefe de área. Las facturas que pasó Manuel Borrego para que fueran atendidas con la partida de fondos públicos de Fomento contaron con el visto bueno de García Sierra, que firmaba al dorso de las notas presentadas, concretamente en dos ejercicios: 2007 y 2008. Sin embargo, en 2009, 2010 y 2011 las notas que se pretende abonar de esta partida carecen ya de la verificación y el visto bueno de García Sierra, pese a lo cual fueron pagadas con cargo a fondos públicos.

 

También ha declarado el interventor de la Diputación, Manuel Fernández Valle. Hasta en tres ocasiones la intervención de la Diputación de Salamanca puso reparos a las cuentas que presentaba el exdirector del área para que se aprobara el pago de estos gastos. En 2007, su primer año como habilitado para gastar de esa cuenta, se le rechazaron porque había presentado la solicitud fuera de plazo; se presentó de nuevo y fue aprobada. En 2010 y 2011 los reparos ya se centraron en el tipo de gastos que presentaba. 

 

Este miércoles está prevista la segunda jornada del juicio con jurado y están citados una quincena de testigos, la mayoría, empleados de la Diputación de Salamanca. Para el jueves, probablemente, será el turno de las declaraciones de persona de empresas. El veredicto podría producirse el viernes.

 

Más de 6.000 euros de fondos públicos

Según la resolución emitida en su día por el juzgado número uno de Salamanca, y que publicó TRIBUNA, el ahora juzgado cargó entre 2007 y 2011 hasta 6.829,69 euros de cenas, comidas, peajes y consumiciones hechas en fin de semana a una partida del área de Fomento, partida denominada anticipos de caja fija, que está considerada como fondos públicos y que está destinada a gastos diversos que serían incompatibles con el uso que hizo el alto funcionario.

 

En la investigación afloraron numerosas facturas abonadas con cargo a estos fondos que corresponden con cenas y comidas fechadas en viernes por la tarde y noche, sábados y domingos y que, por lo tanto, no pueden considerarse parte de su trabajo sino personales; y tampoco gastos de representación, ya que con los anticipos de caja fja no se pueden pagar este tipo de facturas, según la argumentación del PSOE, que ejerce la acusación particular. El alto cargo disponía de gastos de dietas y locomoción (cerca de 14.000 euros entre 2007 y 2012), además del sueldo por sus funciones, pese a lo cual también pasaba ticquets que fueron cargados a la partida de anticipos de caja del área de Fomento.

 

Por todo ello, Manuel Borrego, ahora responsable de otro área en la Diputación, va a ser juzgado por un delito de malversación de caudales públicos y será un jurado popular quien determine si es culpable; la normativa manda que los casos de malversación son competencia de un tribunal jurado. 

 

Manuel Borrego se expone a penas de prisión de tres a seis años e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a diez años, por lo que si es culpable podría entrar en la cárcel y le costaría su puesto como funcionario. Si el tribunal considera que el caso reviste especial gravedad (y puede serlo al tratarse de un alto funcionario) se impondrá la pena de prisión de cuatro a ocho años y la de inhabilitación absoluta por tiempo de diez a veinte años. En caso de probarse una sustracción inferior a 4.000 euros, recibiría multa, cárcel de 6 meses a tres años y tres años de inhabilitación.