El alcalde de Pajares de la Laguna asegura haber recibido "amenazas de muerte"

El alcalde, en el pleno

"No sería justo esconder este hecho, podríamos ocultar un arrepentimiento", ha explicado el vicepresidente del Senado ante las disculpas de Juan Antonio Benito, ex alcalde de este municipio de Salamanca.

El alcalde salmantino que hace unas semanas insultó al Senado a cuenta de la retirada de nombres franquistas de las calles de su localidad ha enviado una carta a la institución en la que se disculpa por lo que dijo y anuncia al Senado su dimisión. La Mesa de la Cámara ha remitido este escrito a la Fiscalía, a la que también remitió la primera carta, para que la tenga en cuenta.

 

El vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz, ha dado cuenta este martes del escrito remitido por Juan Antonio Benito de Dios y de su envío a la Fiscalía, a la que se le pidió que estudiara el caso por si constituía un delito de injurias. "No sería justo esconderlo, podríamos ocultar un arrepentimiento", ha explicado Sanz,

 

En su carta, el regidor salmantino asegura que escribió aquella primera misiva ejerciendo la libertad de expresión y dentro de la crítica política que realizan los partidos, pero pide disculpas por si "algún término, expresión, epíteto o metáfora pudo ser constitutivo de molestia u ofensa".

 

Asegura también que no tuvo intención "en ningún momento" de molestar a nadie, ni al presidente del Senado, Pío García-Escudero, ni a ningún miembro de la institución y comunica por último su dimisión, asegurando que ha recibido "graves amenazas, incluida de muerte" contra él y contra su familia.

 

CAMPAÑA DE COMPROMÍS

 

El Senado se dirigió a cientos de ayuntamientos del país a petición de Compromís, que había iniciado una campaña para solicitar la aplicación de la Ley de Memoria Histórica y la retirada de nombres franquistas de las calles.

 

El entonces alcalde de Pajares de la Laguna respondió con una carta en la que llamaba al presidente de la Cámara, Pío García-Escudero, "mamporrero" del senador de Compromís Carles Mulet, promotor de la iniciativa. Aseguraba que la campaña de la formación valenciana era un "despilfarro" de tiempo y de recursos y que más le valía al Senado disolverse y devolver el dinero.

 

También tachaba de "aberrante" y "abyecta" ley de Memoria Histórica y a Compromís, de "pandilla de vagos, maleantes, violentos, antisistema, delincuentes, proterroristas y antidemócratas".