El aire de Salamanca, uno de los más contaminados del país por culpa de la sequía

La falta de lluvias eleva en la ciudad el nivel de dióxido de nitrógeno, un contamiante vinculado al tráfico muy nocivo para la salud. Los valores están en línea con los de Madrid o Valladolid donde sí se ha podido restringir el tráfico: en Salamanca no es posible porque no hay una ordenanza que lo incluya.

La falta de lluvias está afectando a la calidad de las atmósferas urbanas, y en Salamanca está pasando una importante factura. La capital tiene problemas conocidos de niveles altos de ozono pero no puede tomar ninguna medida por la falta de una normativa adaptada como ya tienen Valladolid, Madrid o Barcelona, que pueden restringir el tráfico en episodios de contaminación elevada. Esta vez, el problema es con el dióxido de carbono, un contaminante vinculado al tráfico rodado y cuyos niveles se han disparado en contra de lo habitual.

 

Así, en las ciudades de Barcelona, Getafe, Guadalajara, Salamanca, Sevilla y Zaragoza se ha superado al igual que en Madrid el valor límite horario de dióxido de nitrógeno, establecido por la normativa en 200 microgramos por metro cúbico, sin que por parte de las autoridades locales y autonómicas respectivas se haya adoptado ninguna medida, ni informativa ni de limitación del tráfico urbano, al carecer de planes de acción a corto plazo o no haberlos puesto en marcha a pesar de haberse alcanzado los niveles de referencia, como la situación de aviso preventivo en el área urbana de Barcelona, omitida por la Generalitat de Catalunya. Así lo ha denunciado Ecologistas en Acción que recuerda que este contaminante mata cada año a 7.000 personas en España.

 

No es la primera vez que esto ocurre. El pasado verano, la concentración de ozono superó varios días los mismos niveles con los que Valladolid procedió a cortar la circulación sin que se pudiera hacer nada en Salamanca. De hecho, ni siquiera hubo recomendaciones para dejar el coche en casa.

 

El motivo es que el municipio carece de una ordenanza de tráfico adaptada a la normativa estatal en materia de contaminación. Hace años que el Gobierno impulsó una serie de medidas para frenar la contaminación causada por el tráfico de vehículo. Según la normativa nacional sobre calidad del aire, los ayuntamientos están habilitados para establecer limitaciones al tráfico rodado en caso de niveles elevados de contaminación atmosférica, con medidas como limitar la circulación según el número de matrícula o, como ha ocurrido en Madrid y Valladolid, la restricción total. Sin embargo, Salamanca no ha incorporado a su ordenanza un reglamento que contemple estas posibles acciones. Y no es porque no se haya pedido ni porque sea un problema ajeno a la ciudad.

 

Hace un año se vivió un episodio similar de altas temperaturas que disparó los índices de este contaminante, del que se registran en la capital todos los años niveles muy superiores a lo recomendable para la salud de los ciudadanos. Ganemos propuso entonces un protocolo especial para casos de contaminación, pero el equipo de Gobierno hizo caso omiso: anunció que estudiaría su diseño... y nada se ha vuelto a saber. Y como hace un año, este junio se ha repetido la situación.

 

en episodios como los de este mes de junio sí se superan los niveles marcados por la Organización Mundial de la Salud para la concentración de partículas en el aire, provocada por las emisiones de humos de los coches, ya que los niveles OMS son más exigentes que la normativa española. Con todo, es habitual que las estaciones de Salamanca acaben el año superando el número de 25 días con niveles diarios por encima de los límites legales.

 

Por contra, los niveles de contaminantes vinculados al tráfico como el dióxido de carbono o las partículas en suspensión son bajos en las estaciones que los recogen, que no son todas, algo que no concuerda con el nivel de circulación de Salamanca, similar al de otras ciudades como Burgos o Valladolid. El motivo es que, como ya ha denunciado Ecologistas en Acción otros años, las estaciones de medición o bien no funcionan o han sido desplazadas al extrarradio.

 

 

ECOLOGISTAS PIDE MEDIDAS

 

Por ello, y ante la persistencia del anticiclón en el inicio de la semana, Ecologistas en Acción pide que se extiendan a todas las áreas urbanas afectadas las medidas de reducción del tráfico motorizado adoptadas por los ayuntamientos de Madrid y Valladolid, advirtiendo a los sectores más sensibles a la contaminación atmosférica, como son la infancia, la tercera edad, las mujeres gestantes o las personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando la exposición al aire libre a la caída de la tarde, cuando la contaminación es más alta.

 

Asimismo, insta a los ayuntamientos de las ciudades grandes y medias y a las comunidades autónomas con áreas metropolitanas en su territorio a que redacten planes de acción a corto plazo que permitan adoptar las medidas de lucha contra la contaminación necesarias frente a episodios de mala calidad del aire como el que venimos sufriendo en los últimos días.

 

La contaminación atmosférica es responsable de hasta 30.000 fallecimientos prematuros anuales en España, 23.000 por inhalación de partículas y 7.000 causados por el dióxido de nitrógeno, según el último informe sobre la calidad del aire publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, citando estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata, por ello, de un importante problema ambiental y sanitario, agravado por el cambio climático global, que está reduciendo las precipitaciones e incrementa las situaciones meteorológicas estables favorables a la acumulación de la contaminación atmosférica.

Noticias relacionadas