El ahorro prometido por Iglesias, otro gasto: 28.000 euros para una agencia de publicidad

El presidente rompió en su primera feria el contrato de gestión de la imagen y comunicación con el pretexto de ahorrar asumiendo esas labores con personal de la Diputación, pero ha adjudicado a una empresa por 26.500 euros estas tareas. 

Cuando en agosto de 2011 Javier Iglesias se aprestaba a celebrar su primera feria agropecuaria en la presidencia de la Diputación, decidió estrenarse con una decisión controvertida: romper un contrato público firmado con una empresa. El motivo, ahorrar dinero, y el método para conseguirlo, que los trabajos contratados fuera los asumiera personal de la Diputación. Esa es la fórmula a la que Iglesias se comprometió. Hoy, tres años después, las labores que entonces prometió se iban a asumir desde dentro se han adjudicado a una empresa en un contrato sin publicidad y licitado de manera precipitada. Y el ahorro prometido se ha convertido en un gasto de 28.000 euros.

 

Los hechos se han desarrollado desde que, a principios de verano, Javier Iglesias dio a conocer la nueva imagen y denominación de la feria agropecuaria auspiciada por la Diputación. Salamaq se hacía patente con un nuevo logo que había que aplicar a toda la imagen. Para ello, se puso en marcha una adjudicación fulgurante para que una agencia se ocupara de emplear el logo en papelería, carteles, medios oficiales... Bajo el sistema de procedimiento negociado sin publicidad, se sacaban a concurso los trabajos de agencia para la nueva imagen. El método consiste en invitar a, al menos, tres empresas a que presenten propuestas y escoger una; no hay más criterios ni explicaciones en una fórmula que está entre las más proclives a la corrupción de baja intensidad por la escasa publicidad y control de estas adjudicaciones.

 

Según ha podido saber TRIBUNA, el proceso se llevó a rajatabla, pero con muy pocos días para que las empresas pudieran presentar propuestas. Al final, la adjudicación fue para una empresa, AF, Diseño y Comunicación, que es además la autora del diseño del nuevo logotipo; un nuevo logotipo que costó 2.000 euros más IVA. Y a los que hay que sumar los 28.000 euros que, con IVA, es el importe del contrato de agencia de publicidad de Salamaq. En total, más de 30.000 euros para una misma empresa y en una tarea en la que Iglesias dictó ejemplaridad: ahorro y tareas que se asumirían desde dentro, y que han vuelto a pagarse fuera.