El acusado de dejar a su novia en coma tras una paliza: "Le di patadas en la cabeza, la vi sangrar y me asusté"
Cyl dots mini

El acusado de dejar a su novia en coma tras una paliza: "Le di patadas en la cabeza, la vi sangrar y me asusté"

La agresión empezó tras una discusión al volver de fiesta porque el agresor calificó de "puta" a la hermana de su víctima. Antes habían discutido por la ropa que llevaba ella.

El acusado de dejar a su novia en coma tras una brutal paliza ha pasado hoy por la Audiencia Provincial para el juicio. En sus primeras palabras, el autor de la agresión ha confesado los actos. "Le di patadas en la cabeza, la vi sangrar y me asusté", ha dicho. El acusado se enfrenta a una petición de trece años de cárcel.

 

El hombre, de origen colombiano y con iniciales C.D.F.P., va a ser juzgado este miércoles y jueves por pegar una fortísima paliza a su novia en la calle Faisán y dejarla en coma durante más de un mes. Además de reconocer los hechos, ha asumido que "se pasó". "Me tiré con ella al suelo hasta que un amigo que se encontraba durmiendo en la casa donde ocurrieron los hechos llamó a una ambulancia", ha dicho el autor, que no sabía qué hacer.

 

El acusado por dejar en coma a su novia, juicio audiencia

 

La discusión comenzó por la ropa que la chica había elegido para salir de fiesta con él. "Llevaba una falda larga y me dijo que no le gustaba, me dijo que estaba gorda porque la dejé embarazada". Después salieron de fiesta para celebrar el cumpleaños de la hermana de la víctima, E. S. G., y al volver iniciaron otra discusión porque él había tachado de "puta" a ésta última "porque se dejó manosear por un montón de tíos". Fue en ese momento cuando a la víctima se le abalanzó el agresor y empezaron a pegarse, "me mordió en el labio y en el brazo".

 

El agresor ha asegurado que rompió un cristal a golpes, "con una fregona". Al salir de la habitación la discusión subió de tono y empezaron a forcejear, "ella cayó al suelo y empezó a darme patadas, yo la golpeé también, le pegué varias patadas en la cabeza, pero no por darle en la cabeza, para defenderme, al ver que le salía sangre de la boca, me asusté, no supe que hacer, me quedé paralizado". 

 

Uno de los dos amigos que se encontraba en la casa gritó al ver la situación y llamó a la ambulancia, "el fue el único que pudo ver algo de lo que pasaba, su novia estaba en la cama", ha asegurado el presunto agresor.  También ha reconocido que ambos consumían drogas y que esa noche habían tomado marihuana, aunque "los fines de semana también consumía cocaína".

 

Según el auto, los hechos ocurrieron el pasado 14 de mayo de 2017. Una llamada de alguno de los vecinos que en ese momento se encontraban en el lugar alertó al Servicio de Emergencias 112, de que se estaba produciendo una discusión en una vivienda de la calle Faisán, en el barrio de San Bernardo.

 

Provocó a la víctima un fortísimo traumatismo craneoencefálico que la mantuvo en coma durante un mes. Después, requirió de atención en un centro especializado en Madrid, llegando a sufrir secuelas permanentes que le incapacitan para mantener la custodia del hijo que ambos tienen en común. A él le han quedado secuelas en un talón por aplastarle la cabeza a su víctima.

 

La Fiscalía pide para el presunto agresor 13 años de cárcel, el hombre deberá permanecer 20 años alejado a más de 500 metros de la víctima y una indemnización superior a los 600.000 euros. Por su parte, la acusación particular eleva a 18 años y ocho meses de prisión, el mismo tiempo de alejamiento e incomunicación y el resto de medidas solicitadas por el Fiscal. 

Noticias relacionadas