El acusado de apuñalar a su mujer en Fuenterroble: "Llevaba una temporada poco buena, se me cruzaron los cables"
Cyl dots mini

El acusado de apuñalar a su mujer en Fuenterroble: "Llevaba una temporada poco buena, se me cruzaron los cables"

El acusado en el banquillo (Foto: T. Navarro)

El agresor se ha sentado en el banquillo de los acusados y ha asegurado no recordar nada debido a la ingesta de alcohol. La Fiscalía pide para él ocho años de cárcel por tentativa de homicidio.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha dado inicio este martes, 20 de abril, al juicio contra F.S.M., acusado de apuñalar a su mujer en la cama mientras sus hijos, de dos y cuatro años, dormían, en el municipio de Fuenterroble de Salvatierra. 

 

Así, el agresor se ha sentado en el banquillo de los acusados y ha reconocido los hechos, aunque ha segurado ante el juez que "no" recordaba nada. El suceso se remonta a julio del año 2019 cuando el varón, de 53 años, atacó a la víctima, de 22, en la cama y le propinó al menos cuatro puñaladas por las que ingresó con pronóstico grave en el Complejo Asistencial de la capital. 

 

Sobre ese día, F.S.M. ha dicho que "no fue bueno". Al parecer y según su relato la pareja, tras romper su relación poco tiempo antes, había decidido tener la custodia compartida de sus hijos, pero la ahora vícitma "decidió que mejor los viera un fin de semana si y uno no, perder a los niños no era agradable"

 

Fue entonces cuando él decidió ir a por un abogado, "aunque me dijo que por mi trabajo y al ser pequeños los niños, no tenía muchas posibilidades", ha reconocido. Es por eso que asegura "me dio por beber como un tonto. Le di muchas vueltas a la cabeza y no sé lo qué pasó, me gustaría saber lo que pasó".

 

Su declaración ha proseguido: "No recuerdo darle puñaladas, me enteré por la trabajadora social y en la cárcel de lo que había hecho. No tenía intención de acabar con su vida ni de borracho". Ha añadido que "no" tenía planeada la muerte de su pareja, "ni la de ella ni la de nadie". "Llevaba una temporada poco buena, se mecruzaron los cables". 

 

Tras dejar claro que debido a la ingesta de cervezas habría perdido la memoria, el hombre ha relatado que tras asestarle las cuatro cuchilladas, salió a la calle donde vio una gota de sangre, "no sé si era suya o mía" y después sólo recuerda la detención por parte de la Guardia Civil y acudir al centro médico de salud de Guijuelo para tratarle las heridas que se había provocado durante el forcejeo con la víctima. "No sabía si la había pinchado, lesionado ni donde dejé el cuchillo". 

 

En este sentido, la víctima ha también ha declarado que  era un hombre "controlador". Asegura que estaba "agobiada" por el trabajo y los niños, "empezó a cambiar conmigo en lo que se refiere a la ropa, salidas, maquillaje, me decía 'no te pongas eso, a quién quieres gustarle', pensaba que yo iba a 'zorrear' con alguien"

 

La noche del fatal suceso"me dijo, 'hija de puta esta noche aquí quedas'". Según su propio relato consiguió defenderse "echándome para atrás, por ello las cuchilladas no son tan profundas, me defendí con todo lo que pude". Le tiró con el móvil "y ahí se le cayó el arma al suelo", entonces consiguió escapar, "salí corriendo, pedí auxilio hasta que llegué donde mis padres"

 

La víctima cree que F. S. M. tenía "planeado acabar con mi vida. Tengo miedo a su salida de la cárcel, creo que podría volver a hacer lo mismo", ha explicado mientras recordaba que días antes del fatal suceso él le había propuesto bajar a una finca que tenían en el Norte de Extremadura, "ya lo tenía planeado, ahí no hubiera tenido escapatoria". 

 

Ahora, se enfrenta a una condena de ocho años de prisión y 23.000 euros de indemnización por un delito de homicidio en grado de tentativa según la Fiscalía.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: