El acto festivo sobre la retirada del medallón de Franco reivindica "que se cumpla la Ley"

Fotos: De la Peña
Ver album

Un millar de personas acudieron a la Plaza Mayor para solicitar la rápida retirada de la efigie del dictador. Entre ellos, el juez Baltasar Garzón, el humorista salmantino Quequé y políticos de Ganemos, Izquierda Unida o el PC.

Muchas caras conocidas se dieron cita en la mañana del domingo en la Plaza Mayor de Salamanca para compartir un acto que pretendía ser festivo, aunque acabó siendo sobre todo reivindicativo al pedir que se cumpla la Ley de Memoria Histórica cuanto antes y se retire el medallón de Franco del ágora salmantina. Entre otros representantes públicos, acudieron a la llamada de la Comisión Ciudadana por la Retirada del medallón miembros de Ganemos Salamanca, Izquierda Unida, PC o Jóvenes y Familiares de Víctimas.

 

"Ésta es una iniciativa ciudadana tras una sentencia judicial y un acuerdo del Pleno porque se está dilatando el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica", recordaba el juez Baltasar Garzón antes de subir al escenario montado en la Plaza. "El medallón identifica una época que no fue buena para España y queremos recuperar la memoria y que las familias se sientan protegidas; esta es mi reflexión para que se cumpla la Ley de Memoria Histórica", añadió. "El PP tienen una fijación negativa en el cumplimiento de la Ley que se aprobó en 2007, hace 10 años en diciembre, por lo que ya ha habido tiempo para que esta normativa se cumpliese", apuntó.

 

queque medallon franco plaza salamanca

 

Por su parte, el conductor del acto, el humorista salmantino Héctor de Miguel -'Quequé'- tiró de fina ironía para asegurar que la nublada mañana de domingo no era mas que un guiño al acto, "porque sería absurdo hacerlo cara al sol".


'Quequé' lamentó que este acto festivo estuviera "vigilado" aún por el medallón de Franco y levantó los aplausos de los salmantinos cuando apuntó que "mis paisanos no merecen que la cara de un dictador esté en la Plaza Mayor más bonita del mundo".


El acto, según el propio 'Quequé' "no va contra nadie, solo contra el dinosaurio" en lo que quería ser "un homenaje a las víctimas y una petición para que se cumpla la ley".