El absentismo escolar se reduce de nuevo y ya es menor del 1%

El absentismo escolar es uno de los problemas existentes en la Educación. Sin embargo, de este fenómeno que afecta cada vez más a las aulas se libra la provincia de Salamanca, donde el porcentaje de estudiantes de enseñanzas obligatorias que falta de manera reiterada e injustificada al colegio se ha reducido por debajo del 1% durante este curso académico, según los últimos datos facilitados por la Consejería de Educación.
Esmeralda Gómez

Uno de los méritos de la enseñanza en la provincia reside precisamente en conseguir reducir la cifra de alumnos absentistas –aquellos que acumulan más de cuatro faltas injustificadas al mes–. Como muestra, las cifras: en el curso 2000-2001 se registró el mayor porcentaje de alumnos que faltaban a clase, un 8,94%. Esta alarmante cifra ha ido disminuyendo, de manera que el pasado curso finalizó con la cifra más baja de absentismo, un 1,12%, –de los 40.657 escolares matriculados desde Infantil hasta Secundaria, tan sólo 457 dejaron libre su pupitre durante varios días–.

Desde que comenzó este curso, la concienciación de los padres y el control exhaustivo de los centros ha conseguido que este porcentaje se sitúe por debajo del uno por ciento, ya que de los 38.023 alumnos matriculados en enseñanzas obligatorias, en la capital y provincia, han faltado a las clases 258, un 0,68% del total de estudiantes matriculados.

Centrando el análisis al primer trimestre de este curso, el mayor grupo de alumnos absentistas se encuentra en Primaria, donde faltaron a las aulas, sin que los progenitores justificaran el motivo de la ausencia 157 escolares –de los 16.834 matriculados en este nivel–; seguido de Educación Secundaria Obligatoria, 70 –de los 12.828 matriculados–. La ESO coincide con la adolescencia, y es la etapa donde los alumnos suelen ser más reacios a acudir a clase, realizando con cierta frecuencia los conocidos ‘novillos’. Finalmente se sitúa Infantil, con 31 escolares absentistas de los 8.361 matriculados.

Pese a que en la provincia numerosos alumnos tienen que desplazarse a diario a otras localidades para acudir al colegio, en la capital, donde los estudiantes están matriculados en los centros más próximos a sus domicilios, se registra el mayor porcentaje de absentismo Así, de los 258 estudiantes que acumulan más faltas de asistencia en su currículum académico, 167 están matriculados en la capital, frente a los 91 de la provincia. Los alumnos de etnia gitano y los extranjeros son el perfil de estudiantes que más faltas acumulan. En el caso de los escolares de etnia gitana, la causa de ausentarse de las clases se debe, en algunos casos, al trabajo de los progenitores, la mayoría dedicados a la venta ambulante. Incluso, en alguna ocasión, algún padre ha sacado a su hija del colegio, con 13 años, para contraer matrimonio. Otro de los colectivos afectados son los alumnos extranjeros. Pero, en este caso, se trata de un absentismo parcial, ya que los padres, ante la necesidad de buscar un puesto de trabajo, se desplazan a otras ciudades, escolarizando a los hijos en los lugares donde se han instalado.

La mayor preocupación de los padres por conseguir que sus hijos continúen la formación es uno de los motivos que justifican que el porcentaje de absentismo haya disminuido. A ello contribuyen los centros educativos, que mantienen informados a los progenitores enviando informes, a través de mensajes de móvil, correo electrónico o por teléfono. En el supuesto de que la acumulación de faltas fuera preocupante, el centro emite un informe a la Consejería de Educación, donde se detalla los días que el alumno se ha ausentado del aula sin causa justificada.