El 155, otro más de la ronda de contactos