Educación no suprimirá plazas de profesores el próximo curso y los sindicatos ven "insuficiente" crear 39 más
Cyl dots mini

Educación no suprimirá plazas de profesores el próximo curso y los sindicatos ven "insuficiente" crear 39 más

Los sindicatos de la mesa de Educación valoran el gesto, pero creen que la oferta es escasa y que la creación y supresión de plazas se hace en base a unos criterios “impuestos” por la Administración.

La negociación de las plantillas jurídicas de Educación, los puestos de la plantilla de profesores, suele enfrentar a la consejería con los sindicatos, y así ha sido de nuevo este año. Desde octubre las centrales representadas en la mesa han rechazado la propuesta de la Junta, pero este año hay una diferencia: que por primera vez en la historia Educación no ha propuesto suprimir puestos, sino crearlos.

 

Así lo han confirmado a TRIBUNA desde la consejería, que cifran en 39 los puestos que se van a crear de cara al próximo curso escolar. La situación no tiene precedentes porque lo habitual es que cada año la Junta proponga la supresión de plazas tras el habitual análisis de la situación de los centros educativos de Castilla y León y las necesidades de puestos docentes para el próximo curso escolar. 

 

El punto de partida de la negociación de plantillas jurídicas es cada año la supresión de plazas en función de diversos criterios que empujan a la baja la necesidad de profesores, especialmente en provincias con merma de alumnos matriculados. Cada año se entabla una negociación para equilibrar esos números y sindicatos y Educación suelen llegar a un acuerdo, pero este año parece que se ha complicado. En todo caso, la consejería puede aprobar las plantillas como ya hizo el año pasado.

 

Los sindicatos explican que las circunstancias hacen que el proceso negociador de este año "no sea uno más" y, pese a considerar este hecho positivo que no se supriman plazas, denuncian que el "reverso de la moneda" ha sido una oferta de creación de plazas totalmente "insuficiente", acompañado de una serie de transformaciones de plazas que derivan de un modelo de bilingüismo que las organizaciones sindicales no comparten, y que estará condicionado por la nueva ley educativa que acaba de entrar en vigor.

 

Los sindicatos denuncian que la creación y supresión de plazas se hace en base a unos criterios “impuestos” por la Administración, teniendo en cuenta datos de matriculación, ratios y horario lectivo, fundamentalmente, según explican los sindicatos. CSIF, STECyL, ANPE, CCOO y UGT ya manifestaron su disconformidad con estos criterios en las mesas sectoriales celebradas el pasado 28 de octubre y 10 de noviembre de 2020, las dos ocasiones anteriores. Desde la Junta manifiestan que tienen las puertas abiertas a la negociación.