Economía/Macro.- El PIB español caerá un 1,7% en 2013 y la tasa de paro escalará al 27,3%, según Ahorro Corporación

España saldrá de la recesión en 2014, con un alza del PIB del 0,9%, pero no cumplirá el objetivo de déficit ni este año ni el que viene
España saldrá de la recesión en 2014, con un alza del PIB del 0,9%, pero no cumplirá el objetivo de déficit ni este año ni el que viene

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La economía española registrará un descenso del 1,7% en 2013 y la tasa de paro escalará al 27,3%, según las previsiones de Ahorro Corporación, que no prevé una recuperación del PIB hasta 2014, cuando contempla un aumento del 0,9%. Para este año, estima una caída de la economía del 1,5%.

De cara a 2013, la entidad apunta que la demanda interna drenará 4,7 puntos al crecimiento económico, concatenando seis años de retrocesos, como consecuencia de la destrucción de empleo, la necesaria consolidación fiscal y la falta de inversión. En cambio, la demanda externa nuevamente contribuirá positivamente al PIB, con una aportación de 3,2 puntos, tanto por el incremento de las exportaciones (+5,5%) como por la caída de las importaciones (-4,9%).

Ahorro Corporación destaca que la corrección de los desequilibrios sigue su marcha, y para el próximo año, espera que el superávit por cuenta corriente aumente un 0,1% y un 0,5% en 2014. De esta forma, contempla que España no necesitará fondos adicionales del exterior y comenzará a revertir la tendencia de deterioro de la posición de inversión internacional neta.

En concreto, aunque los vencimientos de la deuda externa, estimados en unos 300.000 millones de euros anuales, requerirán de su renovación por parte de inversores extranjeros, Ahorro Corporación cree que la generación de ahorro interno generará más confianza y permitirá el mantenimiento de algunas de estas inversiones.

MÁS TASA DE PARO.

En materia de empleo, apunta a una tasa de paro del 27,3% en 2013, con una caída de la creación de puestos de trabajo del 2,3%. Para este año, espera un descenso del empleo del 5,6% y una tasa de paro del 25,1%.

Por su parte, estima que el déficit de las administraciones públicas ascenderá al 5,8% en 2013 y al 3,1% en 2014, con lo que el Gobierno incumplirá así los objetivos pactados con la UE, del -4,5% y del -2,8%, respectivamente. La causa fundamental, explica Ahorro Corporación, será el impacto negativo en los ingresos derivado de la caída de la actividad económica, que restará unos 10.000 millones de euros.

Además, Ahorro Corporación indica que dado que se está observando que el efecto multiplicador en el PIB de las medidas de consolidación fiscal está siendo superior a 1 y que existe riesgo de incurrir en una espiral bajista déficit-recesión-déficit, apuesta por que, una vez cumplidas las recomendaciones de la UE, sería más razonable "flexibilizar" el cumplimiento de los objetivos para permitir el crecimiento económico.

En la misma línea, afirma que aunque el impacto de las medidas estructurales que ha adoptado el Gobierno no es evidente a corto plazo, el cumplimiento efectivo del calendario de reformas expuesto por el Ejecutivo es "imprescindible" para lograr el crecimiento económico.

REFORMAS ESTRUCTURALES, IMPRESCINDIBLES.

"Son imprescindibles las reformas que impliquen una mejora de la eficiencia de las administraciones públicas y las que faciliten la inversión empresarial y la creación de nuevas empresas, que serán quienes solucionen el peor problema social de España: el paro", reitera Ahorro Corporación.

Finalmente, apunta que España cerrará el ejercicio 2013 con un ratio de deuda pública sobre el PIB del 92,1%, tras haber incorporado tanto la deuda derivada de la recapitalización bancaria (40.000 millones de euros) como la del programa de pago a proveedores (35.000 millones).

Según Ahorro Corporación, con vencimientos de unos 159.000 millones de euros, la emisión bruta será de entre 173.000 millones y 200.000 millones de euros en 2013. Así, indica que la petición de nueva ayuda financiera por parte de las autoridades españoles dependerá de la dificultad que se tenga para obtener financiación en los mercados.

En este sentido, dice que, por el momento, con los mercados "en calma y sin tensiones de liquidez a corto plazo", el aspecto "más positivo" de pedir esta asistencia es cumplir la condición exigida por el BCE para activar sus compras en el mercado secundario.