Ecologistas de Salamanca, contra la remodelación de la calle Jardines de Salamanca

El Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León han gastado 4,1 millones de euros
El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha lamentado hoy que el Ayuntamiento de la capital y la Junta se hayan gastado 4,1 millones de euros en la remodelación de la calle Jardines, obras que, según el colectivo, se han desarrollado alejadas de la coherencia urbanística y en detrimento de otros proyectos más urgentes, menos costosos y compatibles con los planes de Movilidad y el Plan General de Ordenación Urbana, como la ampliación de las aceras del Paseo de San Antonio.

En las próximas semanas será inaugurado el nuevo paso bajo la vía del ferrocarril en el entorno de la calle Jardines, una promesa electoral que se remonta a la primavera del año 2007.

Las obras acometidas en el último año y medio han sido posibles gracias a que el Ayuntamiento de Salamanca y la Junta de Castilla y León han invertido 4,1 millones de euros. El resultado será el de un vial con un carril más así como que el paso será bajo la vía del ferrocarril en vez de por encima.

Da la tremenda "casualidad", según señala el colectivo a través de un comunicado, que esta circunstancia ha sido imprescindible para que pudiera llevarse a cabo un nuevo aparcamiento subterráneo, esta vez bajo el campo de fútbol del Colegio Calasanz, dotándolo de una entrada y salida que antes no podía tener. Por lo tanto, el nuevo carril es decisivo para dar servicio a ese aparcamiento.

"Nuestros gobiernos autonómico y local, en plena crisis económica, no han dudado en invertir 4,1 millones de euros en la creación de tan sólo un carril de circulación para un vial que no tenía mucho tráfico, lo que hace sospechar que se ha hecho para favorecer el acceso a una infraestructura privada", denuncian los ecologistas.

El nuevo parking, cuya construcción está avanzada, y que tendrá plazas para uso residencial y rotacional, "no está auspiciado por la planificación general del tráfico y la movilidad de la ciudad, por lo que éste no debería haber sido admitido por las instituciones que velan por un desarrollo sostenible y coordinado de la ciudad, critica el colectivo.

Éste entiende que la construcción del nuevo vial debería tener, al menos, alguna repercusión positiva en la movilidad de los peatones. Por ello propondrá que éste sea una alternativa eficiente a la circulación por el Paseo de San Antonio, con lo que se podría eliminar un carril en esa calle, en su confluencia con el Paseo de Canalejas y, por tanto, se debería llevar a cabo una inmediata ampliación de sus aceras.

También sería una forma de compensar a los peatones por el nuevo paso de la calle Jardines, ya que ahora van a tener que atravesar un túnel cuando antes tenían un puente con un vistas y mucho más agradable para caminar, "a pesar de tener unas aceras raquíticas".

El comité considera que no tiene sentido emprender costosas obras como ésta si no conllevan mejoras en la ciudad y en sus habitantes, mayoritariamente peatones.

Por ello dicha asociación ecologista confía en que el Ayuntamiento de Salamanca lleve a cabo una ampliación de las aceras del Paseo de San Antonio, y que en el futuro Plan de Movilidad queden reflejados unos derechos mínimos para los peatones referentes al espacio necesario para su movilidad.