Duelo ante la pérdida de un ser querido: El tanatorio presta ayuda psicológica a familiares de fallecidos

La psicóloga del tanatorio Rosa María Martín (Foto: T. Navarro)

Dos profesionales del tanatorio San Carlos Borromeo acompañan cada día y de forma gratuita a todos aquellos familiares que pierden a un ser querido en Salamanca. 

Dicen que 'el tiempo todo lo cura', pero la psicóloga Rosa María Martín no está de acuerdo con esta frase hecha que nos acompaña desde tiempos inmemoriales. Perder a un familiar o ser querido es una de las peores cosas por las que tenemos que pasar los seres humanos... superarlo, para algunos se hace imposible, por lo que es necesaria la atención profesional. 

 

De esto saben mejor que nadie en el tanatorio San Carlos Borromeo de Salamanca, que desde hace ya dos años ofrecen un servicio de orientación psicológica ubicado en el Parque para acompañar a las familias de los difuntos en el momento de la pérdida. La atención se ofrece gratuitamente a los allegados diariamente en las salas de los velatorios.

 

tanatorio psicologa muerte cementerio ayudaLa psicóloga del tanatorio Rosa María Martín (Foto: T. Navarro)

 

¿Alguna vez se lo han preguntado? ¿cómo notificar una muerte súbita? ¿cómo explicárselo a un niño? ¿qué hacer con la ropa de esa persona tan querida?, pues bien, en el momento que los familiares acuden al tanatorio, los psicólogos ofrecen algunos consejos básicos a los familiares dependiendo siempre de cada situación. 

 

En este servicio se encuentran dos trabajadores, Nacho Bermúdez y Rosa María, ésta última suele estar de sala en sala por las mañanas, momento en el que se entregan varias fichas con los nombres de los familiares que han sufrido la pérdida. "Le damos una pequeña guía sobre que hacer en los momentos iniciales". 

 

Aseguran que "es diferente un suicidio, que la pérdida de una persona joven o cuando hay niños de por medio". También señala la atención sobre aquellas personas que tienen que 'lidiar' con un suicidio. "Son situaciones muy diferentes, no es lo mismo perder a una pesona de 90 años que a alguien joven", asegura. A los niños los reciben en las consultas de sus clínicas, para que no tengan que sufrir en ese entorno.

 

La asistencia se da tanto en el momento como aquellas personas que empiezan a notar varios meses después un estado depresivo... "asesorarmos a las familias en el momento de fallecimiento y tenemos talleres de duelo para aquellas personas que, pasadas varias semanas de la pérdida, mantienen síntomas de malestar psicológico que les incapacitan en la vida, el trabajo y las relaciones personales, "yo siempre aconsejo que no se renuncie a nada de todo esto, y que se haga una vida totalmente normal, hay que seguir saliendo porque esa persona no va a voler".