Dos vagones calcinados: el 'recibimiento' de la estación de Salamanca desde hace un año

Los dos vagones quemados y abandonados en una vía de la estación de tren de Salamanca. Foto: F. Oliva
Ver album

Los vagones quemados de un viejo convoy abandonado son la imagen de Salamanca que reciben los viajeros que usan la estación de tren: ardieron por primera vez el 20 de mayo de 2017.

Dos vagones abandonados que han sido pasto de las llamas en dos ocasiones llevan un año siendo la imagen con la que la estación de Salamanca recibe o despide a los viajeros que llegan desde Valladolid, Madrid o cualquier otro destino. El convoy, calcinado, lleno de grafitis y totalmente desmantelado, lleva estacionado en la misma vía donde se quemó sin que Renfe o Adif, sociedades estatales titulares del material, la vía, la estación o de la explotación comercial, hayan procedido a su retirada.

 

El primer incendio tuvo lugar el 20 de mayo de 2017 y afectó a dos vagones en desuso estacionados en un tramo de vía junto a los terrenos del antiguo MercaSalamanca, bajo la pasarela de Puente Ladrillo. Los vagones tenían en su interior material inflamable ya que, al parecer, su último uso fue el de coche-cama; además, habían sido ocupados por inquilinos que los usaban para pernoctar. Las llamas y el humo alertaron a los usuarios de la estación Vialia. A finales de 2017, el 18 de diciembre, el convoy ya calcinado volvió a arder. Esta vez el fuego afectó sólo a un vagón y se cree que fue intencionado.

 

Desde entonces, y ha pasado ya un año, el convoy sigue varado en el mismo punto. Curiosamente, y según reza un cartel, está estacionado en una vía reservada a transporte de mercancías peligrosas. A su lado circulan todos los días los trenes regionales que hacen la conexión con Valladolid. Y por una vía cercana sale el tren rápido que hace el servicio hacia Madrid. Todos los pasajeros 'disfrutan' cada día de la triste imagen que da tener esos dos vagones, primero abandonados y desde hace un año, destrozados por los dos incendios que han sufrido, sin que se haya procedido a retirarlos a un desguace.