Dos 'macrofiestas' terminan con 41 personas desalojadas de dos viviendas en Salamanca capital

Imagen de archivo

Una de las fiestas tuvo lugar en la calle Gonzala Santana, donde fueron desalojadas 30 personas, que lanzaron además vasos de plástico y bebidas por la ventana. La otra se celebró en la calle Doñinos de la ciudad, con once jóvenes desalojados.

Los ruidos procedentes de dos viviendas en las que se celebraban fiestas estudiantiles determinaron el desalojo las mismas por parte de la Policía Local de Salamanca, en la madrugada del viernes día 16. En total 41 personas fueron obligadas a abandonar ambos pisos. A las 02.15 horas, una patrulla policial acudió a la calle Gonzala Santana, atendiendo los requerimientos de vecinos, ciudadanos y camareros de un establecimento cercano, ya que desde el balcón de una segunda planta se habían arrojado vasos de plástico y bebidas a los viandantes.

    

Los ruidos y gritos procedentes de la vivienda eran perfectamente audibles desde la vía pública. En su interior se encontraban treinta personas, casi todas ellas estudiantes sudamericanos que celebraban una fiesta y que abandonaron el inmueble, aunque con algunos incidentes que alteraron de nuevo el descanso de los vecinos. La Policía Local identificó a dos universitarios de nacionalidad peruana, ambos de 22 años de edad, como arrendatarios responsables del piso denunciado, que deberán hacerse cargo de las sanciones correspondientes, tanto las relativas a los ruidos emitidos como a los actos vandálicos que se cometieron.

    

Por otra parte, las protestas de los vecinos de un segundo inmueble, ubicado en la calle Doñinos, debido a los ruidos y a la música a todo volumen que procedían de una vivienda con once jóvenes en su interior, así como el trasiego bullicioso de otros entrando y saliendo de la misma, motivó también su desalojo a las tres menos cuarto de la madrugada. La Policía Local filió al inquilino titular de la vivienda, un joven granadino de 23 años y, como en el caso anterior, dará curso a las posibles infracciones a la ordenanza municipal de Protección de la Convivencia Ciudadana.