Dos grupos nuevos, alcalde en minoría, renuncias en ciernes... Así fue la investidura hace cuatro años
Cyl dots mini

Dos grupos nuevos, alcalde en minoría, renuncias en ciernes... Así fue la investidura hace cuatro años

Mañueco, elegido alcalde en junio de 2015. Foto: F. Oliva

La investidura de 2015 será recordada como la más diferente de las que ha vivido el Ayuntamiento de Salamanca.

Este sábado el Ayuntamiento de Salamanca acoge una nueva investidura que, en cierto modo, será diferente a las recientes porque alumbrará un nuevo gobierno bipartito, el primero en la historia reciente del consistorio. Eso sí, eso será de puertas para adentro porque de cara a la sociedad se elige un alcalde que, además, tendrá mayoría de votos gracias a los apoyos de PP y Cs. Qué diferente a la investidura de hace cuatro años, en 2015, que fue muy especial por diversas circunstancias. Así lo contamos.

 

Aquella jornada se estrenaban dos grupos, Ciudadanos y Ganemos, que habían irrumpido con fuerza y consiguieron cuatro concejales. Ganemos hizo su estreno con Virginia Carrera diciendo que llegaban “no como una sola voz” sino como “una candidatura plural, de muchas personas, con muchas voces” con el propósito de “cambiar este ayuntamiento”. Llamó la atención el desparpajo de Gabriel de la Mora, que bromeó con el entonces alcalde sobre lo poco que había faltado para dejarle sin cargo. Rechazaron, por ahorro, las insignias municipales. Cuatro años después, Carrera sigue en el puesto, aunque ha entrado en sustitución de Gabriel Risco, cabeza de lista y que ha renunciado.

 

En Ciudadanos, su portavoz, Alejandro González, dijo que “transparencia, regeneración y futuro” serán las palabras que servirán de “estandarte" de su actuación. Cuatro años después, González no está, el partido incluye dos de esos tres elementos como base del gobierno del que ahora van a formar parte.

 

En el PSOE, Enrique Cabero no pudo ser elegido pese a los votos de sus siete concejales y los cuatro de Ganemos. Ofreció una oposición “firme, leal y constructiva”, pero horas después renunciaba junto a la número '2' de su lista, Rosa Colorado. Aquel día, el ahora portavoz, José Luis Mateos, fue miembro de la mesa de edad como el más joven de los concejales, junto a la veterana y añorada Pepita Mena.

 

En el PP, repetía Alfonso Fernández Mañueco, que había logrado 'salvar' la alcaldía días ante por un pacto programático con Ciudadanos, tenía que ser elegido en segunda votación. En la primera no obtuvo la mayoría necesaria, pero ya en la segunda las abstenciones de los cuatro concejales de Cs le permitieron alzarse con el bastón de mando otra vez. Cuatro años después, parece que ha vuelto a amarrar un sillón, esta vez el de la Junta, también en minoría y con el apoyo de Cs.