Dos esguinces, un párpado 'a la virulé' y un golpe seco: Un Avenida-Araski que no ganó para sustos
Cyl dots mini

Dos esguinces, un párpado 'a la virulé' y un golpe seco: Un Avenida-Araski que no ganó para sustos

Tania Pérez y Jewell Loyd, dos de las damnificadas del duelo (Foto: Arai Santana)

El duelo Avenida-Araski fue duro, dentro de la deportividad, con muchos contactos y varias jugadoras lo sufrieron aunque, por suerte, sin tener que lamentar lesiones importantes. 

El encuentro que comenzó con aplausos para un par de 'ex' que regresaban a Würzburg como María Asurmendi y Laura Quevedo vivió algunos momentos de tensión provocados al ver caer al parqué a jugadoras en acciones que podían apuntar a lesiones importantes. Por suerte se quedaron en pequeños contratiempos para todas ellas.

 

El primer gran susto lo dio Jewell Loyd que en un acción en la que Laura Quevedo se la llevaba sin querer por delante caía al parqué dando muestras de mucho dolor y llevándose la mano a la cabeza y la cara. La jugadora tenía afectado un ojo y no fue hasta que pasaron unos minutos y se fue tranquilizando cuando se pudo comprobar que era un fuerte golpe en el párpado, con un pequeño corte, que no debía pasar a mayores. De hecho rápidamente se le aplicó hielo y la hinchazón se controló. Ortega reconoció que si hubiera sido necesario habría echado mano de ella pero no fue así y prefirió no arriesgar ni lo más minimo. 

 

En las filas de Araski también hubo susto y esta vez doble porque dos jugadoras no pudieron terminar el choque con pequeños esguinces. Primero Tania Pérez que en una entrada a canasta recibió una falta de Silvia Domínguez y cayó mal y después de manera fortuita en una presión Izaskun García. Ambas se fueron al banco pero Maide Urieta confirmó al final que no pasará a mayoers. Lo mismo que Raquel Carrera que también cayó al parqué, en este caso tras recibir un golpe en la boca del estómago en la lucha por un rebote y quedarse sin aire. Contratiempos que, por suerte, no irán más allá de este partido.