Dónde van a estar los cinco primeros puntos de recarga públicos para coches eléctricos en Salamanca
Cyl dots mini

Dónde van a estar los cinco primeros puntos de recarga públicos para coches eléctricos en Salamanca

Puntos recarga rápida de Iberdrola.

Salamanca dispondrá de los cinco primeros puntos de recarga públicos para coches eléctricos: dos de tipo rápido y tres de carga normal.

Salamanca dispondrá al fin de sus cinco primeros cargadores públicos para vehículos eléctricos, una política en la que la ciudad se había quedado atrás a pesar de que hace años que tiene planes para el despliegue de una red similar a la que tienen ciudades cercanas. En las próximas semanas, según el Ayuntamiento de Salamanca, se instalarán los cinco primeros puntos, algo que se aprobó hasta por dos veces entre 2016 y 2017 y se comprometió en octubre de 2018.

 

En concreto, dos cargadores serán de velocidad rápida, permitiendo su uso a dos vehículos de forma simultánea, y estarán ubicados en el paseo de la Estación, 11, y en el paseo del Rector Esperabé, 16-18. Estarán equipados con tres tomas: una en DC CCS Tipo 2 hasta 50 kW, otra en DC CHAdeMO hasta 50 kW; y una tercera en AC Tipo 2 hasta 43,5 kW. Los cargadores rápidos los sufragará Iberdrola como parte de su plan de extensión de la red de recarga.

 

Otros tres cargadores serán de velocidad normal, permitiendo cada uno su uso a dos vehículos de forma simultánea, y se instalarán en el paseo de San Antonio, 13; en el paseo del Doctor Torres Villarroel, 33-37 (N-630); y en la avenida de Filiberto Villalobos, 4. Estarán equipados con dos tomas de Tipo 2. Costarán 18.000 euros y los pagará el consistorio.

 

Posteriormente, en función del avance del sector del vehículo eléctrico y de los resultados que arrojen estas primeras actuaciones, el Ayuntamiento de Salamanca prevé ampliar el número de puntos de recarga en los aparcamientos disuasorios que se reparten por la ciudad, con la correspondiente reserva de plazas de estacionamiento para vehículos eléctricos en recarga. También se prevén acuerdos con empresas concesionarias de aparcamientos privados para la instalación de puntos de recarga.

 

A día de hoy, Salamanca no tiene ni un solo cargador público para vehículos eléctricos en la capital lo que hace muy difícil la vida de un coche eléctrico en la ciudad: de hecho, hay que recorrer 100 kilómetros para encontrar uno de acceso público: en la localidad de Sobradillo. La red disponible está compuesta por puntos de carácter privado o privativo.

 

De los 30 que la web electromaps tiene identificados, la mayoría corresponde con camping, aparcamientos de centros comerciales y de concesionarios de automóviles, que cada vez más ofrecen este servicio a sus clientes: es imprescindible serlo para poder acceder a ellos. Hay algunos en instituciones como el Hospital de Salamanca, hay uno en el Virgen de la Vega (pero no funciona según la web) o en la Universidad de Salamanca, en este caso, para la recarga de sus propios vehículos eléctricos. Y Candelario y La Alberca los tienes en dos aparcamientos públicos, en teoría, funcionando: están a 76 y 78 kilómetros de la capital. En la Casa del Parque en La Alberca hay otro instalado en un programa europeo, y es gratuito.

 

 

Los primeros tras una larga espera

 

Los proyectos para dotar a Salamanca de una red de puntos de recarga de vehículos eléctricos vienen de muy atrás. En el año 2013 el exalcalde Fernández Mañueco se comprometió a instalar de manera inmediata 21 puestos de recarga para coches eléctricos en la ciudad de Salamanca. Nunca se instalaron a pesar de que se hizo un diagnóstico para la difusión e implantación del vehículo electrico en Salamanca, y aunque se especificaban los lugares escogidos. El plan de movilidad contemplaba 18 puntos de recarga en vías públicas y 36 en aparcamientos públicos, todos gratuitos, que no llegaron a instalarse.

 

Después, el asunto recuperó vuelo tras aprobarse por unanimidad en el Pleno del Consistorio salmantino dos mociones, una en diciembre del 2016 y otra en septiembre del 2017, donde se acordaba el fomento del uso del coche eléctrico y la instalación de una red de puntos de recarga públicos que deberían haber estado puestos antes de finalizar 2018. En octubre del año pasado se anunciaron los diez primeros puntos.