Donaciano Dujo avisa: Salamanca está por debajo del 50% del rendimiento normal del cultivo por la sequía

El presidente de Asaja Castilla y León ha calificado la situación de "catastrófica" para esta zona que puede extenderse al total del campo de la Comunidad si en los próximos 15 o 20 días "no llueve".

La zona centro que comprende Palencia, León, Valladolid, parte de Ávila, Salamanca y Segovia está ya por debajo del 50 por ciento del rendimiento normal del cultivo debido a la sequía que sufren la Comunidad, según ha apuntado el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, que ha reconocido también que solo el 40 por ciento del cultivo está "asegurado".

 

Así lo ha señalado, en declaraciones a Europa Press, poco después de celebrarse la reunión de la Comisión Territorial de Seguros Agrarios de Castilla y León. En este sentido, Dujo ha calificado la situación de "catastrófica" para esta zona que puede extenderse al total del campo de la Comunidad si en los próximos 15 o 20 días "no llueve".

 

"La reunión ha sido muy similar a la que mantuvimos la semana pasada en Madrid a nivel nacional, si bien aquí hemos tratado sobre la situación de Castilla y León", ha puntualizado.

 

En este sentido, ha señalado que solo un 40 por ciento de los cultivos están asegurados, una situación que, entiende se debe a varios factores. "En muchas zonas los rendimientos a asegurar son bajos y el coste es alto, en otras no hay costumbre de asegurar, en otras las peritaciones no se han ajustado a lo que los agricultores quería, la consejería tenía una subvención de 16 millones y la quitó", ha enumerado para reclamar mejoras en todos estos aspectos e incentivar asíel contrato de polizas para las explotaciones.

 

Durante la reunión, además, se ha animado a los profesionales que cuenten con seguros a que denuncien cuanto antes los daños para "agilizar" los pagos y puedan estar disponibles en el "mes de agosto".

 

Por último, Dujo ha exigido cuatro líneas de ayudas a las administraciones públicas para paliar pérdidas. Así, reclama ayudas directas "de mínimos" de 15.000 euros por explotación; no tener que soportar "cargar fiscales" si no hay ingresos; "meter liquidez" al campo a través de préstamos a largo plazo con interés cero y daños de carencia y dar "una vuelta" a los seguros para estimular su contratación.