Distancia de 10 metros entre corredores: Recomendación de los podólogos de Castilla y León

Ante la posible salida para hacer ejercicio, recomiendan no intentar reiniciar la práctica deportiva en el punto en el que se dejó para evitar lesiones.

El Colegio de Podólogos de Castilla y León, como entidad que agrupa a casi 300 profesionales de la Podología, ha aconsejado guardar un perímetro de seguridad de 10 metros con otros corredores y no intentar reiniciar la práctica deportiva en el punto en el que se dejó.

 

Con vistas a que el próximo día 2 de mayo se pueda salir a hacer ejercicio, el órgano colegial, a través de un comunicado, asevera que el inicio de esta actividad debe realizarse con la mayor precaución posible para evitar lesiones, ya que una lesión ahora tiene una consecuencia doble: "para el que la sufre y para un sistema sanitario con otras prioridades".

 

Ya en las últimas semanas los podólogos han detectado un aumento de consultas telemáticas sobre lesiones deportivas, como consecuencia de la práctica deportiva doméstica, por lo que señalan que es importante no retomar la práctica deportiva en la calle sin el asesoramiento de un profesional. "No se debe hacer de forma brusca o con calzado inadecuado", añaden.

 

"Antes de salir a correr, hay que revisar el estado de las zapatillas, para comprobar que no están deformadas, el ajuste de la malla superior o posibles desgastes en la suela. El material de la suela, y más en las zapatillas más modernas, tiende a deformarse con los kilómetros. Una zapatilla de hace 10 o 15 años podía aguantar sin deformarse 1.000 o 2.000 kilómetros, mientras que las actuales, con suelas fabricadas con espumas, poliuretanos o materiales de mayor tecnología, aportan una mayor amortiguación y ligereza y un retorno de energía de hasta el 55 por ciento, pero resisten un menor número de kilómetros", recuerdan.

 

Las zapatillas deben adecuarse a la persona, al suelo por el que se vaya a correr y a la actividad que se vaya a realizar. Deben atarse bien los cordones para ajustarlas al pie y llevar siempre calcetines.

 

Uno de los objetivos de este periodo inicial será "coger el tono apropiado y quemar grasa acumulada por la inactividad". Para lograrlo, después de un calentamiento de unos quince minutos a trote, hay que proceder a entrenar con cambios de ritmo(fartlek). "Si se siente cualquier tipo de molestia hay que parar. Continuar el ejercicio podría provocar una lesión", advierten.

 

Por otro lado, recuerdan las buenas prácticas que ya se observaban anteriormente como estiramientos antes y después del entreno, "aún más importante en este reinicio y con especial atención a la musculatura posterior de la extremidades inferiores (isquiotibiales y tríceps sural)"; y una buena hidratación y alimentación, disminuyendo el consumo de azúcares añadidos.

 

"Una vez en casa, hay que despojarse del calzado y la ropa en la entrada, desinfectar la suela del calzado con una solución desinfectante, ducharse lavándose cuidadosamente las manos. Si se tiene alguna duda o molestia que persiste tras el reposo, hay que contactar con un profesional de la Podología de confianza. Una vez reiniciada la práctica de ejercicio, hay que mantenerla para así tener un hábito de vida saludable", concluyen.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: