Discos y comida se llevan la palma entre los 2.200 artículos fraudulentos incautados por la Policía Local desde enero

Salamanca. Zapatillas inacutadas en el Rastro

La Policía Local de Salamanca está incrementando las referidas actuaciones específicas contra diferentes modalidades de ventas fraudulentas, extremando el control en el Rastro. 

La Policía Local de Salamanca se incautó en el primer semestre del presente año 2018 de más de 2.200 objetos falsificados o fraudulentos en casi una treintena de intervenciones, desde discos musicales y películas hasta productos alimenticios, prendas de vestir y otros artículos diversos que iban a ser comercializados ilegalmente. La venta de estas mercancías suele llevarse a cabo en los entornos del rastro de la Aldehuela, pero casi siempre fuera de los puestos de venta autorizados.

 

La Policía Local de Salamanca está incrementando las referidas actuaciones específicas contra diferentes modalidades de ventas fraudulentas, vigilando e impidiendo la colocación de mercancías fuera de los puestos autorizados y extremando los controles de acceso al mercadillo dominical de los vendedores y los vehículos autorizados. Como consecuencia de estas actuaciones policiales, 24 personas fueron identificadas y denunciadas por comerciar ilegalmente.

 

Se han efectuado incautaciones directamente  relacionadas con mercancías falsificadas: prendas de vestir, equipaciones y zapatillas deportivas, complementos y artículos de perfumería, hasta un total de casi 500 unidades falsas o engañosas. De las 29 acciones incautatorias sólo dos de ellas tuvieron lugar en puestos autorizados, que deberán asumir la resolución de los correspondientes expedientes sancionadores.

 

Mención especial merece la intervención de alimentos peredeceros y sin los preceptivos controles y registros sanitarios, siendo incautados más de 800 productos alimenticios por kilos o unidades (destacando 535 kilos de cerezas, 84 lotes de productos para animales y 25 kilos de ajos en tres intervenciones) que carecían de los requisitos preceptivos y que eran susceptibles, por tanto, de dañar la salud de los consumidores.

 

En relación  con la salvaguarda de la propiedad intelectual e industrial y la lucha contra el fraude, los agentes de la Policía Local se incautaron de casi un millar de discos compactos, musicales y video-gráficos. En este tipo de intervenciones los vendedores huyen apresuradamente cuando advierten la presencia policial y dejan abandonada la mercancía.

 

De las 29 intervenciones con resultado de incautación o decomiso de artículos fraudulentos, 12 de ellas fueron de productos alimenticios, 8 de ropa y complementos, 5 de objetos diversos (perfumes, peluches, juguetes, útiles del hogar), y 4 de discos musicales o películas.

 

productos

incautaciones

unidades

discos y videos

 4

908

ropa y comp.

 8

276

objetos diversos

 5

220

alimentación

                 12

835

totales

 29

            2.239

 

Como se aprecia en la tabla adjunta, se intervinieron 908 discos compactos musicales y de películas o videojuegos, 835 productos alimenticios por kilos o unidades, 276 prendas de vestir y complementos y 220 objetos diversos. En total, 2.239 productos incautados.

 

Normativa legal

 

El Código Penal enumera los delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial y determina penas de prisión y multa para quien con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente una obra literaria, artística o científica en cualquier tipo de soporte o a través de cualquier medio (artículo 270).

 

También establece penas similares para quien, con fines industriales o comerciales, sin consentimiento del titular, fabrique, importe, posea, utiliza, ofrezca o introduzca en el comercio objetos amparados por los derechos de propiedad (artículo 273).

 

La Ordenanza municipal reguladora de la venta en la vía pública, fuera de establecimientos permanentes, en su artículo 37, considera la comercialización de artículos, mercancías o productos adulterados, fraudulentos o falsificados que, además, pudieran poner en riesgo la seguridad de los consumidores.

 

Este tipo de casos se considera una infracción muy grave que puede derivar en una sanción económica de hasta 3.000 euros y en la revocación de los puestos o autorizaciones de venta, cuando aquella se produce en puestos legales.

 

En este sentido, la Policía Local de Salamanca ha intensificado la vigilancia al amparo de la citada Ordenanza, procediendo sistemáticamente a la retirada inmediata de todas aquellas instalaciones o puestos que carecían de las autorizaciones preceptivas para el ejercicio de venta.