Diputación y Ayuntamiento gastan 3,8 millones cada año en contratos menores directos y sin competencia

Contratos menores del Ayuntamiento y la Diputación de Salamanca.

Las dos instituciones firman cada año más de 350 de estos contratos que se adjudican directamente y al margen de la concurrencia abierta. Con frecuencia usan este sistema para dar contratos por encima de los límites legales.

Al menos un contrato menor al día. Este es el ritmo con el que Diputación y Ayuntamiento de Salamanca recurren a esta figura de contratación con la que el año pasado gastaron 3,8 millones de euros. Una cuantía que las dos mayores instituciones de la provincia adjudican de manera directa y fuera de los cauces de máximo control de la contratación que se han impuesto en los últimos meses, especialmente en el consistorio.

 

Contratos menores como aquellos que tienen un importe inferior a 50.000 euros, cuando se trate de contratos de obras, o a 18.000 euros, cuando se trate de otros contratos. Para tramitarlos, sólo se exige la aprobación del gasto y la incorporación al mismo de la factura correspondiente; en el contrato menor de obras, debe añadirse el presupuesto de las obras y el correspondiente proyecto cuando se requiera. Los contratos menores no pueden superar estas cuantías máximas, no son prorrogables y tienen que ejecutarse antes de un año. No hay unanimidad sobre si se pueden exigir otros requisitos, como pedir varios presupuestos.

 

Según los datos recogidos en el portal de transparencia de ambas instituciones, el uso de este tipo de contratos constituye una práctica fundamental para el día a día. El Ayuntamiento formalizó 159, cerca de uno cada dos días, y la Diputación todavía no tiene datos definitivos de 2016, pero en 2015 firmó 180, el mismo ritmo. En total, casi uno por jornada de media entre ambas. La cuantía total es importante. La Diputación, falta del dato completo de 2016, gastó en 2015 1,1 millones de euros a través de este tipo de contratos directos. El Ayuntamiento ha gastado casi 2,7 millones de euros a lo largo de 2016 en este tipo de contratos; es una cuantía mayor que la de la inversión más grande prevista para este año. En total, cerca de 4 millones de euros.

 

Pero es que, además, en ocasiones se superan los límites de cuantía, esos 18.000 euros para contratos de servicio y 50.000 para obras. Se ha hecho para obras de mejora de tuberías, para la contratación del Internet del Ayuntamiento, para el mantenimiento de la web municipal y de un programa de contabilidad, para los servidores informáticos (tareas todas que se hacen cada año, por lo que deberían salir a contratación), en la compra de equipamiento para el centro Luis Vives, para la curiosa elaboracion y compra de un escudo de la Policía Local encargado al escultor Honorio Astudillo y por el que se han pagado 20.000 euros...

 

Por ejemplo, la renovación de redes de distribución de saneamiento de agua en dos tramos de la Plaza Mayor (Oeste y Sur), adjudicado a Gecocsa, está dos veces con dos cantidades distintas: 55.745,30 y 55.163,11 euros. En este caso, no sólo se supera la cantidad, sino que parece un fraccionamiento de un mismo trabajo. Lo mismo ha ocurrido con la reparación cubierta del edificio del parque de Bomberos, adjudicada por 56.601,22 euros a pesar de ser una obra, o en la actuación para poner césped artificial en alcorques de toda la ciudad que ha costado 50.842,99 euros. En todos los casos, se supera el límite de 50.000 euros por obra, y hay más obras de urbanización y calles que superan ese límite.

Noticias relacionadas