Dimite en bloque la directiva de Podemos Salamanca por la "violencia interna" en Castilla y León

Estefanía Rodero (i), número 1 de Podemos Salamanca

La agrupación en Salamanca denuncia "el aumento insoportable de la violencia interna dentro del partido en Castilla y León y el abuso de poder y persecución política y organizativa por parte de la directiva autonómica".

1. "El aumento insoportable de la violencia interna dentro del partido en Castilla y León y el abuso de poder y persecución política y organizativa por parte de la directiva autonómica que están sufriendo la Secretaría y el Consejo salmantinos".

 

2. "El giro en Castilla y León hacia la enésima refundación de una estrategia política y cultura organizativa basada en la depredación interna que nos condenó durante décadas a la irrelevancia, así como el interés por recolocar y liberar a cuadros procedentes de otros partidos, así como por impulsar institucionalmente a personas desvinculadas de nuestro territorio".

 

3. "La incapacidad de la actual directiva de Podemos Castilla y León para construir un grupo territorial fuerte que genere el respeto debido a nuestra tierra en el conjunto de la organización, sofocada como está por criterios de obediencia debida tal y como han demostrado con sus actos algunos miembros a nivel local, y el abandono que hemos sentido por parte del nivel estatal hacia quienes a pie de tierra, realidad, discurso local y calle construimos pueblo y organización desde la base orgánica del partido".

 

Estos son los tres motivos que han llevado a la agrupación de Podemos en Salamanca a una dimisiòn en bloque, mostrando grandes divergencias con la organización en Castilla y León como han dejado claro en un comunicado.

 

Así, Podemos Salamanca ha indicado también que "en diciembre de 2014, ilusionados, dimos un paso al frente, a costa muchas veces de nuestra vida personal, familiar y profesional, para ayudar a construir en Salamanca y Castilla y León una mayoría social que nos permitiese salir definitivamente de la periferia social, política, económica y simbólica en la que los gobiernos del turno habían instalado, con gran dolor, a nuestra tierra", asegura en un escrito.

 

"Conscientes de que necesitábamos situarnos fuera del marco de identidad interesado que había construido el Partido Popular respecto a lo que significaban para este país Salamanca y Castilla y León, desde nuestra Secretaría Local y nuestro Consejo hemos trabajado infatigablemente y con rigor, tanto desde el punto de vista formativo y cultural, como desde la escucha y cercanía con todas las organizaciones sociales, para construir en Salamanca un horizonte compartido que nos permitiese salir de décadas de olvido institucional y clientelismo local. Nuestra apuesta decidida por el municipalismo y la constitución de una agrupación electoral local o la creación de un espacio común abierto a la iniciativa ciudadana caracterizaron, entre otros, el programa que nos permitió constituir este Consejo, dando buena cuenta de que nuestra prioridad ha sido siempre Salamanca".

 

Sin embargo, y por los tres motios mencionados en primer lugar, "nos llevan a presentar nuestra dimisión como Ejecutiva local por profundo desacuerdo personal y político con la actual deriva de Podemos en Castilla y León y su violencia orgánica incesante", concluyen en el escrito.