Dimisiones varias, prórrogas de última hora y el fin del Grupo SIETE en el 'pleno escoba'

El concejal de economía y empleo, Enrique Sánchez-Guijo, y el de Hacienda, Fernando Rodríguez.

El último pleno antes de las vacaciones se despide con la petición de dimisión al concejal de Deportes por el ridículo de San José, el 'carpetazo' al Grupo SIETE o el regreso del 'caso piscinas'.

El último pleno del Ayuntamiento de Salamanca antes de las vacaciones llegaba bastante más ligero de mociones que la media de la legislatura, pero al final ha tenido prácticamente de todo: desde peticiones de dimisión (varias) a contratos millonarios que se prorrogan a última hora, otros que se aprueban casi fuera de tiempo y el 'carpetazo' a la primera comisión de investigación de la historia reciente del Ayuntamiento de Salamanca, la del célebre Grupo SIETE de la Policía.

 

En orden cronológico, lo primero que supimos es que las habituales modificaciones de crédito se llevan por delante una 'nueva' instalación deportiva. El proyecto para convertir el frontón techado de Würzburg en un polideportivo multipistas tendrá que esperar al año que viene... aunque se comprometió en marzo. De paso, se acerca a la fecha mágica de mayo de 2019: una más a la agenda de visitas o cortes de cinta. Mala suerte para quienes esperaban esta nueva instalación como agua de mayo.

 

Por vía de urgencia se ha traído la prórroga del contrato de parques y jardines. Son tres millones de euros más a la concesionaria actual para agotar el último año posible del contrato... aunque los plazos tope en el consistorio salmantino son, muchas veces, orientativos. Hace un año se le concedió a este mismo contrato una prórroga que iba a ser la última porque, según se dejaban decir en el equipo de Gobierno, estaban insatisfechos con el servicio que prestaba Eulen. Un año después, persisten las quejas... pero vuelve a haber prórroga porque no está listo el pliego para el nuevo contrato. Dice el consistorio que no se agotará su último año.

 

También por vía de urgencia se ha aprobado el proyecto para convertir en climatizada la piscina de San José. Esta obra está comprometida desde 2011 por el actual alcalde (vamos, desde que llegó), así que no se entiende que haya sido necesario correr durante toda la semana para salvar el ridículo que suponía haber cerrado la piscina este verano y que, pasados dos meses de temporada, no hubieran empezado las obras. Para colmo, está en pésimas condiciones, lo que para algunos no es motivo de vergüenza, sino excusa para justificar la obra... que no ha empezado.

 

La situación no acaba ahí. El proyecto no se parece en nada a lo que presentó el concejal de Deportes a la prensa, y ahora pasa a tener cuatro vasos, cuesta 2,1 millones en vez de 1,4, las obras durarán un año y no ocho meses... vamos, que lo han cambiado por completo en el escaso tiempo de unas semanas. Esto le ha valido al concejal Enrique Sánchez-Guijo la petición de dimisión por parte del PSOE que ha dado a Mañueco otra opción: destituirle. No parece que esté en sus planes 'regalarse' una crisis de gobierno a estas alturas, aunque motivos para reprender al concejal hay.

 

Para que no faltara nada, al pleno ha vuelto un viejo tema: el 'caso piscinas'. ¿Se acuerdan del escándalo de los desperfectos millonarios con los que la anterior concesionaria de las piscinas municipales entregó las instalaciones cuando perdió el contrato? Pues tres años después está sin resolver. Tanto es así, que habrá que volver a reclamar los 1,2 millones de euros que, después de mucho pelear, fue la cuantificación del equipo de Gobierno del daño en euros de su falta de vigilancia a la empresa.

 

El último asunto de enjundia ha sido el cierre de la comisión de investigación del denoninado Grupo SIETE de la Policía Local. Casi tres años ha estado abierta cuando tenía que durar cuatro meses... El PP ha logrado aprobar el texto que ellos mismos propusieron, pero han tenido que asumir 'negro sobre blanco' errores y deficiencias de un grupo idea del actual jefe policial que, en su funcionamiento, tenía bastante de fantástico. La comisión ha servido para que, por lo menos, se hayan corregido sus malas costumbres. Y al PP le vale con que no se hayan podido demostrar irregularidades, como si fuera un alivio que la Policía no cometa ilegalidades. Todos conformes, incluso Ganemos (a medias), que ha aprovechado para pedir otra tanda de dimisiones: alcalde, concejal de policía y jefe del cuerpo. Con ella se despiden los plenos hata septiembre.

Noticias relacionadas