Diez asunciones erróneas frecuentes que pueden arruinar la intimidad en pareja

Una relación sexual debe implicar placer para ambos miembros de la pareja. Justamente, muchos no saben cuáles son los errores que cometen a la hora de su encuentro de intimidad sexual.

Para que una relación sexual sea satisfactoria, lo ideal es tener en cuenta siempre el placer de ambos integrantes, por lo tanto, siempre es conveniente tener una comunicación fluida y tolerancia hacia el otro. De este modo, siempre se conseguirá un encuentro satisfactorio para los miembros de la pareja y se evitará situaciones de displacer para alguno de los dos.

 

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de tener sexo?

 

Algunos de los errores más corrientes que se suelen cometer en la cama son los siguientes:

 

Falta de tiempo. La sociedad actual hace que las personas siempre estén apuradas, pero a la hora de tener un encuentro íntimo es importante tomarse el tiempo que sea necesario. A nadie le resulta atractivo, tener sexo deprisa y corriendo e irse sin siquiera preguntar cómo está el otro. Para mantener una relación sana y duradera, se debe al menos, charlar y tratar de saber cómo se encuentra la persona con quien se desea tener sexo.

 

Ser grosero. A nadie le gusta que lo traten con falta de amor y de consideración, por lo tanto, si se va a tener un encuentro tan importante con alguien, lo más importante es siempre tratarlo con sumo respeto. A pesar de darse cuenta que no se quiere tener intimidad, siempre se deberá comunicarlo con palabras claras y respetuosas, para evitar hacer sentir mal a la otra persona.

 

No tener en cuenta al otro. Cualquier acto que se desee realizar en la cama se deberá tener el consentimiento del otro. La comunicación previa es esencial para que ambos disfruten de un encuentro único.

 

Hacer caricias demasiado bruscas. La delicadeza ante todo. Salvo algunas excepciones, las personas disfrutan mucho de una pareja delicado y considerado con su cuerpo, por lo tanto, lo recomendable es medir la fuerza con la que se realizan las caricias.

 

Falta de higiene. Una buena ducha no le hace mal a nadie, por lo tanto, cuidar la higiene antes de un encuentro íntimo es fácil de llevar a cabo y contentará a la persona con quien se tendrá sexo.

 

Restarle importancia después haber tenido intimidad. Si bien los hombres tienen un período refractario, donde lo único que desean es dormir después de tener sexo, es importante no dejar de prestar atención a la otra persona.

 

No dedicarle tiempo a los preliminares. La mayoría de personas le otorgan una gran importancia a los preliminares, por lo tanto, lo ideal es que se lleven a cabo una gran cantidad de caricias y mimos antes de concretar el coito.

 

Creer que el tamaño del pene es lo más importante. A pesar de la proliferación de webs como ésta que parece indicar la existencia de hombres obsesionadas con su tamaño, éste no es un factor determinante en la satisfacción de las relaciones de pareja.

 

No ser respetuoso. A pesar de estar teniendo sexo, el hombre jamás deberá perder su caballerosidad. Hacer sentir a la otra persona que no es indiferente a lo que está sucediendo entre ellos.

 

Enfadarse si no quiere hacer algo en la cama. Es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta, ya que siempre se debe tener amor, paciencia y comprensión por el otro. Gritar y enojarse porque la pareja no quiere hacer algo en la cama no es correcto y puede herir sus sentimientos más profundos. Hablar con respeto y entender a la otra persona es uno de los pilares fundamentales que se debe tener en cuenta a la hora de tener intimidad.