Diez años sin Gran Premio Diputación: el gran mitin que se despidió fiel a sí mismo

Francis Obikwelu, estrella del último Gran Premio Diputación.

Tras diez temporadas sin celebrarse, las pistas del Helmántico mantienen un historial envidiable de récords, pero ni su gloriosa historia puede conseguir que vuelva a celebrarse su gran mitin.

8 de julio de 2009. Esa fue la fecha de la última edición disputada del Gran Premio Diputación, el histórico mitin de atletismo de Salamanca, uno de los mejores del mundo en su época, pasarela de grandes estrellas del firmamento atlético y ocasión para que astros como Sotomayor, Edwards, Pedroso o Powell pasaran la 'prueba del algodón', la de una pista propia para los récords y tocada con no uno, ni dos sino tres plusmarcas mundiales.

 

Todo aquello parece ahora en el olvido 'gracias' a una decisión con rango de error histórico. El 23 de noviembre de 2009, unos meses después de disputarse con éxito la edición de aquel año, la Diputación decidía suprimir la competición que tantas y tantas veces puso el nombre de Salamanca en el mundo, un ejemplo pretérito de lo que hoy sería una campaña de imagen impagable. La institución provincial no podía sostener un encuentro que, en su última edición, costó unos 150.000 euros, y decidía sacarla del calendario de 2010 casi sobre la marcha.

 

Hoy, diez años después, Salamanca sigue echando en falta a su GP Diputación tras diez temporadas sin celebrarse, y cuando parecen más lejanas que nunca aquellas tardes de las pistas del Helmántico en las que Javier Sotomayor tocó el cielo por dos veces, en las que vimos volar bajo a los mejores velocistas del mundo como Marlene OtteyMichael Johnson o saltar hasta donde nadie había llegado (ni ha vuelto a llegar en España) a Jonathan Edwards, Iván Pedroso o Yago Lamela. El mitin ya distaba mucho de los días de gloria, pero todavía sostenía la bandera de un atletismo de postín como el salmantino.

 

La tarde del 8 de julio, sin que nadie lo supiera, el GP Diputación completó la que iba a ser la última de sus citas con los libros atléticos. Lo hizo fiel a su estilo, con estrellas. La de aquella edición fue, sin duda, Francis Obikwelu, el portugués de adopción campeón de Europa de 100 y 200 en 2006 y nada menos que subcampeón olímpico en 200 en 2004. Hacía el nigeriano de nacimiento una vuelta al atletismo con baja carga de trabajo, pero todavía era veloz, muy veloz: 10"10 hizo en el hectómetro aquel día. No fue el único atleta de nivel: las pistas vieron las evoluciones de Dwight Thomas, jamaicano, oro olímpico con el 4x100 de su país en Pekín, pero que en Salamanca se midió en el 110 vallas a Jackson Quiñónez.

 

La presencia de Obikwelu en el mitin cumplía con el historial de figuras y buenas marcas en la especialidad fetiche del atletismo local, la velocidad, para la que la pista ha estado siempre muy bien dotada. Aunque en realidad, las pistas del Helmántico pueden presumir de una tabla de récords impresionante en todas las disciplinas, aunque diez años después solo son historia y no parece que nadie quiera reverdecer aquellos laureles.