Dieta Cetogénica: una receta contra la epilepsia que ya se extiende en el hospital

Marina Moreno, neuropediatra en el Complejo Asistencial (Foto: Arai Santana)

Marina Moreno, neuropediatra en el Complejo Asistencial de Salamanca, asegura que con esta dieta, además de controlar crisis epiléticas, hay mejorías cognitivas. 

Una alimentación alta en grasas y pobre en carbohidratos puede cambiar el pronóstico de algunos niños con epilepsias. Así lo asegura la neuropediatra en el Complejo Asistencial de Salamanca, Marina Moreno

 

Asegura que no se habla de esta dieta solo "para controlar crisis si no como algo más, se están avalando mejorías cognitivas". Es una dieta cara, "los alimentos en el supermercado son caros y el alimento nutricional también es caro". 

 

Es un tratamiento que se utilizaba hace años, cayó en desuso y últimamente se está viendo que es una forma de controlar epilepsias refractarias a través de esta dieta. Se utiliza como un fármaco más, de hecho. "Hay cuatro pacientes que ya la utilizan, algunos empezaron su tratamiento fuera de la ciudad pero los llevamos aquí". En algunas enfermedades tiene una tasa de respuesta muy buena, aunque como todos los fármacos tiene su tasa de fracaso. 

 

 

¿En qué consiste?

La dieta cetogénica se basa en un alto consumo de grasas y bajo consumo de hidratos de carbono, de manera que el organismo deba recurrir a los lípidos como primera fuente de energía. "Induce un estado metabólico que cambia el equilibrio en el cerebro para controlar la epilepsia". 

 

Se hace una prueba durante dos o tres meses para ver si responde. "Hay que hacer controles muy estrictos de la glucemia para que no les baje el azúcar, hay que ver que sea efectiva y después hay que ver si esas crisis han disminuido, si no es efectiva hay que retirarla". 

 

¿Cómo funciona?

Pese a que no se sabe exactamente el mecanismo qué produce la disminución de las crisis epilépticas, conviene repasar algunas nociones para entender los fundamentos de la dieta cetogénica. En primer lugar, es importante tener en cuenta que en circunstancias normales, los alimentos que ingerimos aportan hidratos de carbono, grasas y proteínas; los carbohidratos son utilizados de manera preferencial, porque están fácilmente disponibles y el cuerpo los puede metabolizar de forma rápida. 

 

El papel principal de la grasa, por el contrario, es el de almacenar energía; de hecho, sólo cuando no existen suficientes carbohidratos, el cuerpo convierte las grasas almacenadas y las aprovecha como energía. El tercer combustible, las proteínas, sirven principalmente para construir y reemplazar las materias corporales.

 

"En la dieta cetogénica, la proporción de las grasas se incrementa de manera significativa y la de carbohidratos disminuye en forma exponencial. Esto imita el estado de ayuno y, al metabolizar las grasas, se produce acidosis y cuerpos cetónicos, que al parecer jugarían un rol en la mejoría de algunos pacientes".

 

¿Quiénes pueden beneficiarse?

Antes de indicar una dieta cetogénica es necesario realizar un estudio acucioso del paciente para comprobar que se está en presencia de una epilepsia refractaria y descartar determinadas condiciones que pudieran ser incompatibles con este régimen alimentario.

 

Finalmente se va introduciendo en forma paulatina la dieta. Aquí es importante que los padres aprendan bien cómo seguir los estrictos protocolos, cuáles son los alimentos que están permitidos y cómo es la forma correcta de combinarlos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: