Día de persianas bajadas y terrazas vacías: la lluvia sentencia el nuevo cierre de Salamanca
Cyl dots mini

Día de persianas bajadas y terrazas vacías: la lluvia sentencia el nuevo cierre de Salamanca

Terraza vacía bajo la lluvia en la Plaza Mayor de Salamanca. Foto: A. Santana
Ver album

Un inhóspito día marca la primera jornada de vuelta a las restricciones en Salamanca: bares y restaurantes tuvieron que soportar el chaparrón con las terrazas en pleno diluvio.

Salamanca estrenaba este martes nuevas restricciones tras un mes de relativa 'libertad' con el cierre de interior de hostelería y locales de juego. Así, bares y restaurantes se veían obligados a operar sólo con las terrazas, mientras locales de juego y apuestas aparecían directamente cerrados en una jornada aciaga para muchos.

 

Detrás de este nuevo cierre, el enésimo escenario que ha vivido la capital, el aumento de la incidencia. Aunque la denominada 'cuarta ola' no tiene absolutamente nada que ver con la tercera ni en velocidad ni en contagios, el caso es que la Junta ha decretado restricciones en aquellos municipios donde el número de positivos va al alza. Salamanca los estrenaba este martes al haber superado los 150 nuevos casos por 100.000 habitantes.

 

Bares y restaurantes estarán al menos dos semanas así, funcionando en terraza, y eso los que tengan esa posibilidad: se mantienen las terrazas extendidas y en calzada, pero no a todos los negocios les cuadran las cuentas con esto. El cierre llega justo cuando muchos habían sacado a personal de los ERTE tras un mes completo de 'apertura' como fue marzo, algo que se notó en los datos del paro.

 

El día de estreno ha venido a confirmar que a perro flaco todo son pulgas y no ha podido ser peor porque no ha parado de llover y la temperatura ha sido fría. Incondicionales los hay, pero son condiciones poco propicias para sentarse en una terraza y el sector, ya muy castigado, lo va a notar. Mientras dure, paravientos, sombrillas y todo tipo de instalaciones de protección serán necesarios.

 

Peor le va a ir a las salas de juego y casas de apuestas, que vuelven a estar completamente cerradas como lo han estado durante muchos meses en la pandemia.