DGT y ciclistas, de acuerdo en frenar a los "homicidas" de las carreteras

Señalización de una ruta ciclista segura.

Tráfico puede anunciar sanciones más duras contra los conductores reincidentes y quienes conducen bajo el efecto de alcohol y drogas. El colectivo de la bicicleta pide más rigor contra los protagonistas de estos accidentes, a los que no se puede considerar sólo imprudentes.

La DGT tiene previsto poner este martes sobre la mesa nuevas medidas que deben poner fin a lo que el propio organismo de tráfico considera una "sangría" de ciclistas muertos sobre la carretera. Es la reacción a los reiterados accidentes que en los últimos días han saltado a los medios de comunicación, en los que conductores que conducían bajo los efectos de alcohol y drogas al tiempo han causado numerosos muertos y heridos en atropellos a grupos de ciclistas.

 

De entrada, la DGT y los colectivos ciclistas parecen estar de acuerdo en una cosa: hay que frenar a los "homicidas de las carreteras". Son esos conductores reincidentes, que siguen cogiendo el coche cuando están bebidos y bajo los efectos de las drogas, y a los que hay que sacar de las carreteras, y de manera inmediata. Por eso el director de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció en el Congreso que este martes, día 16 de mayo, se celebraría una reunión "urgente" del Comité de Seguridad Vial donde se abordará "la creciente problemática de los accidentes mortales del ciclista" y se detallarán estas medidas.

 

Nada se sabe sobre las posibles medidas, pero parece claro que se endurecerán las sanciones administrativas, a la espera de que se pueda cambiar el Código Penal, de manera que se pueda actuar de manera administrativa contra los reincidentes por delitos de alcohol y drogas. "Como sociedad, no nos podemos permitir que haya homicidas en potencia en nuestras carreteras teniendo medios e instrumentos para actuar", ha expresado.

 

Además, ya se ha comenzado a elaborar el Plan Estratégico de la Bicicleta y que ya se ha convocado el grupo de trabajo que se encargará de su elaboración. Y se ha empezado la señalización de rutas donde la presencia de ciclistas es frecuente: en la actualidad hay 56 rutas señalizadas, y ha anunciado que se ampliará esta red en 49 más.

 

 

DELITOS Y RESPONSABILIDADES

 

A raíz de los últimos accidentes, la Mesa Española de la Bicicleta (MEB) ha reiterado la necesidad de establecer un Código Penal más riguroso para los infractores homicidas, pero también unos baremos indemnizatorios más justos y unos procesos judiciales menos ventajosos para las aseguradoras y más favorables para las víctimas.

 

Esta entidad, que agrupa a asociaciones de usuarios, a la federación española y a los fabricantes, ha solicitado al Congreso que cambien cuanto antes la legislación invirtiendo estas injustas posiciones de infractor y víctima. Defienden que, con la existencia de una amplia conciencia social sobre la gravedad de conducir bajo los efectos de alcohol y drogas o con un patente  exceso de velocidad, no puede ya considerarse que quien lo hace es un imprudente. El que conduce en tales condiciones admite la posibilidad cierta de causar un homicidio, sabe que puede suceder en muy alto grado y, aún así, consiente en que esa probabilidad se materialice en un desastroso accidente. No es un imprudente, es un delincuente homicida y así debe tratarlo el Código penal.

 

Esta organización hizo numerosas alegaciones a la reforma de la Ley de Tráfico de 2014 y a la reforma de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, de 2015, sin que se atendieran sus sugerencias a favor de los ciclistas. "Por desgracia, ahora estamos viendo el resultado: un alivio para los causantes de tan graves accidentes y una desprotección para las víctimas", aseguran.

Noticias relacionadas