Detenidos tras asaltar de madrugada una carnicería para llevarse cuatro lomos, dos longanizas y panceta

Embutidos robados en una carnicería de Salamanca.

Los vecinos alertaron a la Policía de la presencia de dos personas que habían roto el escaparate de una carnicería en Salamanca a las 2.10 de la madrugada.

Agentes de la Policía Nacional han detenido sobre las 2:10 horas del día 12 de abril de 2020, a un varón y a una mujer de unos 50 años de edad, en las inmediaciones de una carnicería en la que había sido fracturado el cristal con una piqueta de obra que se encontraba en la vía pública al lado del establecimiento.

 

El varón llevaba puestos unos guantes negro de  moto y portaba una saco con la inscripción 'PIENSOS DURÁN', que contenía en su interior tres piezas de lomo de cerdo blanco, un lomo de cerdo ibérico, un cabecero de cerdo blanco todos ellos de la marca IBISMA, dos longanizas, un trozo de panceta y cinco ganchos metálicos para colgar embutido.

 

La mujer presentaba un corte en su mano derecha, siendo la herida reciente, ya que todavía sangraba. Si bien no precisaba asistencia médica.

 

En el momento en el que se estaban produciendo los hechos se reciben varias llamadas en la Sala CIMACC de esta Comisaría, en las que se  comunica por parte varios vecinos próximos al establecimiento, que desde su ventana observan como dos personas, un varón y una mujer, estaban fracturando el escaparate de una carnicería con un objeto contundente y que estaban haciendo mucho ruido. Igualmente observan como se introducen en su interior y salen momentos después con un saco y se van corriendo del lugar.

 

Los funcionarios actuantes una vez llegan al lugar observan como la carnicería tiene el escaparate fracturado y en la acera se encuentra la piqueta de obra de obra. Realizan una inspección por las calles adyacentes y en una de ellas muy próxima a la carnicería ven a un varón con un saco, que va en compañía de una mujer, la cual sangra por una de sus manos.

 

Al coincidir los individuos con las características aportadas por los vecinos, proceden a su identificación y comprueban que en el saco llevan productos de embutido, siendo éstos objetos que se venden en carnicería, por lo que proceden a su detención siendo informados verbalmente de los hechos que se imputan, y son trasladados a Comisaría para la realización de los trámites oportunos.

 

El propietario del establecimiento se persona en el lugar, ya que había sido avisado por la Central de Alarmas, comunicándole en la llamada que había saltado la alarma y se observaba que había alguien en el interior. Una vez llega a la carnicería, ya se encontraban en el lugar varios agentes de la Policía Nacional. Una vez revisado el establecimiento observa que faltan varios productos del interior y que el escaparate y la persiana interior están dañados, y en el momento en que se persona en dependencias policiales para formular la correspondiente denuncia, se le hace entrega de los efectos intervenidos, los cuales reconoce sin ningún género de dudas como de su propiedad.

 

A los detenidos, una vez realizados todos los trámites pertinentes, se le comunica el Auto del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Salamanca, en el que decreta su puesta en libertad.