Detenido por agresión y amenazas: “Tengo que enterrar a este tío, le voy a levantar la tapa de los sesos"
Cyl dots mini

Detenido por agresión y amenazas: “Tengo que enterrar a este tío, le voy a levantar la tapa de los sesos"

Un hombre de 33 años fue detenido por agredir e insultar a un hombre que estaba ebn un vehículo en la calle Torres Quevedo de Salamanca. “Te voy a reventar, maricón de mierda, bájate del coche que te voy a rajar el cuello”, le dijeron.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un varón, de nacionalidad española, de 33 años de edad, como presunto autor de un delito de amenazas y daños, hecho ocurrido a las 17.50 horas de este 13 de agosto.

 

Los actuantes fueron comisionados por la Sala del 091 a la calle Torres Quevedo donde, al parecer, dos personas jóvenes estaban tratando de "agredir a un tercero que se encontraba dentro de un vehículo Seat Córdoba, vistiendo uno de los autores una camiseta de color naranja, pantalón vaquero y gorra de color rojo y azul, el otro con camiseta azul, sin más datos", informa la Policía Nacional.

 

Una vez en el lugar, el indicativo policial localiza a una persona a la altura del Paseo de la Estación el cual, al percatarse de la presencia policial, trata de huir, si bien los actuantes consiguen detenerlo, observando que las características, en lo concerniente a vestimenta, se correspondían con uno de los autores.

 

Al preguntarle los agentes por qué huía, manifestó  que él no había hecho nada, que el indicativo, junto con el joven se entrevistan con el que estaba en el coche, el cual les manifiesta  que cuando se encontraba en el interior del vehículo, ha sido sorprendido por dos varones, que le han amenazado verbalmente, con las siguientes palabras: “Te voy a reventar, maricón de mierda, bájate del coche que te voy a rajar el cuello”, comenzando a golpear la ventanilla del mismo.

 

El conductor del vehículo se bajó del mismo para recriminarles su actitud, momento en el cual, el ahora presentado, ha esgrimido un cuchillo que portaba en la parte trasera del pantalón, a la vez que le decía: “Te voy a rajar”, llegando a forcejear entre ambos, resultando rasgada lo camiseta del que estaba en el vehículo.

 

Ante las amenazas con el cuchillo, el denunciante opta por meterse de nuevo en el vehículo para evitar ser agredido, siendo agarrado por la fuerza por los dos individuos que consiguen arrebatarle el teléfono móvil que portaba en el asiento del copiloto,y que arrojaron al suelo. Con el cuchillo que portaba, el presunto autor de los hechos ha rajado las cuatro ruedas del vehículo y forzado la cerradura de la puerta del conductor, así como fracturado la carcasa del espejo retrovisor.

 

Pasado un tiempo y tras escuchar las sirenas de la Policía, los agresores emprendieron la huída en dirección al Paseo de la Estación. Ante tales hechos, los actuantes trataron de localizar el cuchillo, con resultado negativo, si bien localizaron la gorra en el acceso a un garaje, que se corresponde con las características aportadas por el denunciante y que el  presentado reconoce como de su propiedad.

 

Así, los agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de la persona indicada, siendo informado verbalmente, de los hechos que se le imputan, procediendo a su traslado hasta dependencias policiales donde, por escrito, le son reiterados los anteriores, quedando ingresado en los calabozos de la Comisaria.

 

El detenido presentaba un pequeño corte en un dedo de la mano por lo que fue trasladado hasta el Hospital Clínico para ser asistido. Durante el traslado manifestó reiteradamente las siguientes amenazas: Yo tengo que enterrar a este tío, le voy a meter un taponazo y le voy a levantar la tapa de los sesos. Cuando salga de aquí, voy a ir a su finca y se va a quedar sin finca, sin Volvo y sin todo lo demás”.

 

El detenido que ha estado detenido en cinco ocasiones por delitos contra las personas, resistencia, desobediencia y atentado a agentes de la Autoridad, pasará, una vez finalizadas las que se instruyen, al Juzgado de Instrucción de Guardia de los de Salamanca.