Desescalada geográfica: dos semanas sin positivos, primer requisito para un proceso con varias 'velocidades'

Las zonas sin casos nuevos en 7-14 días, la capacidad de respuesta en sanidad, el suficiente abastecimiento de equipos y la capacidad para hacer test influirán en la desescalada.

Castilla y León ha propuesto que se produzca una salida por áreas geográficas y también por edades, y ha llevado esa propuesta al comité interautonómico de expertos que ha formado el Gobierno central para estudiar el plan de salida de la crisis. En ese comité el vicepresidente Francisco Igea es uno de los representantes de la comunidad y, aunque las reuniones son confidenciales, sí ha considerado explicar cómo funcionaría la desescalada geográfica.

 

"Si la isla de Menorca no tiene casos nuevos desde hace cinco días parece bastante razonable que pueda tomar medidas de final de aislamiento que no podemos tomar nosotros o Madrid". Así ha explicado el vicepresidente el que puede ser uno de los criterios para el plan de final del confinamiento, la llamada desescalada. "Es una de las propuestas que probablemente se incluyan en ese documento" aunque "es aventurado decirlo".

 

Esa desescalada geográfica supone que habrá una salida del confinamiento a diferentes 'velocidades' en función del grado de infección comunitaria de comunidades, provincias, municipios e incluso barrios, y hay que reconocer que Castilla y León, próxima al gran foco de Madrid, está entre las que más afectadas están en la enfermedad, lo que manda su salida a uno de los últimos vagones, aunque puede depender de zonas.

 

La Junta no tiene todavía decidido qué provincias deberían salir antes, "pero lo primero que tenemos que hacer es dar criterios", que pasan por zonas sin positivos nuevos en 7-14 días, asegurar la capacidad de respuesta en sanidad, el abastecimiento de equipos y la capacidad para hacer test, "y todo eso son condiciones, no son fechas ni son lugares".

 

Igea ha señalado que los desplazamientos tras la situación vivida en Semana Santa es una de las cuestiones que más preocupa a la Comunidad y, ante esta situación, desde Castilla y León se ha pedido "mayor control" sobre movimientos de población, transportes y carreteras. "La segmentación geográfica obliga a un control de desplazamientos, legalmente es factible porque lo plantea el Sistema de Alerta, es factible desde un acuerdo con el Gobierno de la Nación que es la autoridad máxima", ha explicado el vicepresidente.

 

Lo que no ha dado Igea, como hizo en anteriores ocasiones, son fechas para esta desescalada porque, explica, el comité de expertos no está para dar una fecha de salida del confinamiento, sino para dar los criterios y condiciones que se tienen que dar. Esas condiciones las fijarán los expertos, aunque Castilla y León ya ha hecho sus propuestas, y se adaptarán a la guía que ha publicado la OMS.

Noticias relacionadas