Desde el primer al último día, Avenida hasta el final

Milovanovic saluda a los aficionados (Foto: T. Sánchez)
Ver album

El encuentro definitivo de la Final de la Liga Femenina Endesa empezó mucho antes de las 21.00 horas. A las 19.30 horas, como ya se ha convertido en costumbre, un pasillo de aficionados recibió a las azulonas. Respaldo antes del encuentro y agradecimiento por un año en el que, por encima de los títulos, volvió la la mayor ilusión. 

Ya no ha pillado por sorpresa, ni siquiera a las rivales que también han vuelto a pasar por entre los aficionados que desde casi dos horas de que comenzara el encuentro ya esperaban a las puertas de Würzburg. Lo hacían para esperar a sus jugadoras, a las de Perfumerías Avenida que se enfrentan al que ya sí es el último partido de la temporada 2016-2017. En el primero, allá cuando se disputó la Copa de Castilla y León ya Würzburg presentaba un gran ambiente, el de esta final, apunta a indescriptible. 

 

Una campaña especial antes de que comenzara ese encuentro porque en ella ya se sumaban dos títulos, además de una gran experiencia en Euroliga y todo gracias a un baloncesto que ha enganchado de nuevo a todos y cada uno de los que acuden al recinto salmantino.

 

Pasillo, palmas y nombres coreados de la primera en llegar -siempre Beard-, a la última. De una en una, algunas acompañadas por sus familliares como en el caso de Givens, cuya progenitora se ha convertido en solo dos partidos en una más del equipo y una persona aplaudida por su entusiasmo. 

 

Entre las jugadoras, bien ocultas en una caja y de manera discreta, también han entrado en el recinto las copas que se entregarán al final del encuentro a las vencedoras y que han acabado junto al nuevo trofeo -cambia el diseño-, para el campeón.