Descubren la raíz del cáncer de riñón infantil

Riñones

Comprender la raíz del cáncer promete mejorar el tratamiento y ayudar a prevenir la recurrencia de este tumor.

Un cambio fundamental en la comprensión del cáncer de riñón infantil más habitual, el tumor de Wilms, está alcance tras el descubrimiento de su raíz genética más temprana por los cientícos del Instituto Wellcome Sanger, en Reino Unido, y sus colaboradores, que puede abrir el camino hacia nuevas opciones de tratamiento, según publican en la revista 'Science'.    

 

Al comparar secuencias del genoma de tejido renal normal y tumores, el equipo identicó parches de tejido renal de aspecto normal que, de hecho, tenían cambios en el ADN que causan el tumor de Wilms.   

 

El estudio, revela una nueva ruta por la cual se pueden formar cánceres en las primeras semanas de vida, mediante el cual una célula temprana obtiene la modicación del ADN asociada con el cáncer y prolifera mientras se desarrolla el riñón.    

 

Comprender la raíz del cáncer promete mejorar el tratamiento y ayudar a prevenir la recurrencia de este tumor. Este descubrimiento también plantea la posibilidad de algún día poder detectar cánceres como este antes de que se desarrollen los tumores.    

 

El tumor de Wilms es una forma de cáncer de riñón que afecta principalmente a niños menores de cinco años. Aunque los cánceres de riñón en los niños son poco frecuentes, el tumor de Wilms es el tipo más común. Nueve de cada diez casos son curables mediante cirugía para extirpar el riñón afectado junto con quimioterapia y, a veces, radioterapia.    

 

Por lo general, el cáncer solo afecta a un riñón, pero en alrededor del 10 por ciento de los casos ambos riñones están afectados. Se ha asumido que la causa del tumor de Wilms es que una célula "falla" a medida que el riñón se desarrolla en las primeras semanas de vida. Este estudio es el primero en comparar el tejido renal sano con el tejido tumoral de Wilms, utilizando un análisis comparativo del genoma para investigar la causa de la enfermedad.    

 

Los investigadores recogieron 66 muestras de tumor y 163 muestras de tejido renal normal en el Hospital de Addenbrooke en Cambridge y en el Hospital Great Ormond Street en Londres. Los cientícos del Instituto Wellcome Sanger secuenciaron el ADN de las muestras para crear 229 secuencias del genoma completo, que se analizaron para identicar cambios genéticos entre los tumores y el tejido normal.    

 

En dos tercios de los niños con tumor de Wilms, se encontró que los cambios en el ADN asociados con la enfermedad eran compartidos tanto por el tejido renal normal como por el tejido tumoral. Esto permitió a los investigadores perfeccionar parches de células genéticamente anormales que, cuando se observaban con un microscopio, parecían normales.

 

Se descubrió que estos parches se desarrollaron a partir de una sola célula deshonesta con un cambio de ADN que suprime el gen H19.  Normalmente, la función del H19 es asegurar que las células crezcan de manera ordenada. Este cambio particular de ADN es lo que se conoce como un cambio epigenético, donde parte del código de ADN se vuelve 'invisible' para las células, en lugar de una alteración física del ADN de la persona.    

 

Este cambio epigenético 'apaga' el H19 y permite que las células crezcan rápidamente en parches precancerosos de tejido renal a partir del cual puede surgir el tumor de Wilms.    

 

Tim Coorens, primer autor del estudio del Instituto Wellcome Sanger, explica que "una buena analogía de lo que encontramos es que el tumor de Wilms no es solo una maleza aislada en un campo bien mantenido. Descubrimos que la maleza tiene un extenso raíz debajo del suelo    --añade--. Ahora sabemos que debemos buscar el parche de tierra donde la raíz se ha adherido. Si quitamos ese parche, la hierba no va a volver".    

 

Debido a la probabilidad de recurrencia, el tumor de Wilms generalmente se trata extirpando todo el riñón. La mayoría de las personas pueden vivir una vida relativamente normal con un riñón, pero en el 10 por ciento de los casos de tumores de Wilms que afectan ambos riñones, extirparlos por completo tendrá consecuencias que cambiarán la vida del paciente.    

 

La doctora Kathy Pritchard-Jones, profesora de oncología pediátrica en el Instituto de Salud Infantil Great Ormond Street de la UCL, destaca que "la cirugía para el tumor de Wilms generalmente implica extirpar todo el riñón para garantizar que no quede tumor".   

 

 "Sin embargo --prosigue--, algunos niños necesitan más precisión cirugía que preserva su función renal, especialmente cuando tienen tumores en ambos riñones o tienen un mayor riesgo genético de desarrollar más tumores. Este estudio nos ayuda a comprender cómo comienzan los tumores de Wilms y proporciona un marcador para el tejido renal con alto riesgo de formación tumores nuevos. Espero que en el futuro podamos desarrollar tratamientos que se centren en estos parches de tejido anormal sin tener que sacricar uno o ambos riñones".   

 

Además de cambiar la forma en que tratamos el tumor de Wilms, estos hallazgos abren la posibilidad de un día de detección para este y otros tipos de cáncer similares.

 

Por su parte, el doctor Sam Behjati, autor principal del estudio del Instituto Wellcome Sanger y el Hospital de Addenbrooke, apunta que "el descubrimiento de la raíz genética del tumor de Wilms indica un cambio en nuestra comprensión de este cáncer en particular y el cáncer infantil en general".

 

"Nuestros hallazgos representan una desviación radical de cómo pensamos sobre el tumor de Wilms porque nunca esperábamos encontrar la raíz del cáncer en el tejido de aspecto normal. Incluso puede allanar el camino para que comencemos a pensar en prevenir el cáncer infantil", añade.