Desastre en La Armuña, con una producción ínfima de lenteja por la sequía y las heladas

La Lenteja, destrozada por la sequía

Los agricultores de la provincia de Salamanca han recogido entre 100 y 200 kilogramos de lenteja por hectárea, la misma cantidad que usaron para su siembra, por lo que las pérdidas son cuantiosas. En el garbanzo, los rendimientos se han reducido a la mitad de una campaña normal.

Desastre total. Así puede definirse el resultado de la campaña de lenteja y de garbanzo (mucho más en el primer caso) en la provincia de Salamanca, con unos rendimientos pésimos, como consecuencia de la sequía y las heladas que han destrozado este cultivo.

 

El caso de la Lenteja de la Armuña es muy particular porque la campaña de recolección ha sido nefasta, con unos rendimientos en la práctica totalidad de las parcelas de entre 100 y 200 kilogramos por hectárea, cuando un año normal se aproxima a los 1.000 kilogramos.

 

 

"Este año solo habrá pérdidas para los productores de lenteja. Es cierto que hay alguna zona en la que el rendimiento ha sido un poco mayor, pero nada destacable. En el corazón de La Armuña, Pedrosillo, La Vellés... ha sido una auténtica catástrofe".

 

Así lo ha indicado el director técnico de Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros, quien ha aseverado que en el caso del garbanzo, pese a que la situación también ha sido mala, "el rendimiento se ha quedado en un 50% del nivel normal, en torno a 500 kilos por hectárea, porque el hielo no le ha hecho daño".

 

 

Ante esta situación, los productores de lenteja y garbanzo han vivido una campaña nefasta y todo hace indicar que pese al aumento del precio de ambos productos, el incremento no será muy notorio pese a la escasez de los mismos.