Derriban el edificio racionalista datado en 1940 en la calle Pedro Mendoza
Cyl dots mini

Derriban el edificio racionalista datado en 1940 en la calle Pedro Mendoza

Solar que actualmente une las calles Pedro Mendoza y Torres Quevedo donde estaba el edificio de 1940 (Foto: I. C.)

'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' pidió en junio que debería ser "convenientemente catalogado y protegido".

"Salamanca es una ciudad a la que le gusta presumir de respetar su pasado, su historia y su patrimonio, cuando la realidad dista mucho de la fama", aseguraban desde la asociación 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' el pasado mes de junio.

 

La asociación apuntaba entonces que el Catálogo del Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca, que no sólo contiene edificios, se encuentra absolutamente desfasado e incompleto, carece de interés y hace mucho tiempo que dejó de cumplir su función como herramienta para el conocimiento y el control del patrimonio de la ciudad. Según ''Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio', el Plan "minusvalora los edificios y les otorga una protección inferior a la que merecen, en buena parte por carecer de ese completo conocimiento de los mismos". 

 

Uno de los ejemplos era el edificio sito en los números 15 de la Calle Torres Quevedo y 10 de la Calle Pedro Mendoza, cuyos "valores estéticos, urbanísticos e históricos que posee para el municipio" creían que debían ser "convenientemente catalogados y protegidos". Al no estarlo, ha sido derribado y actualmente solo queda un solar.

 

"No se puede disponer de un catálogo selecto y permisivo que solo sirve para expoliar las más antiguas edificaciones de nuestros barrios porque ya casi no queda nada. La situación es alarmante", aseguran.

 

Un edificio con valores



El edificio de Pedro Mendoza era un edificio racionalista proyectado en 1940 para Victoriano González por el arquitecto Francisco Gil que se ordenaba en dos alturas, siendo la baja el taller de fabricación de la antigua fábrica de chocolate, un amplio espacio diáfano, y la superior la vivienda del propietario. 

 

La asociación aseguraba que el edificio había sido estudiado por Sara Núñez Izquierdo, Doctora en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, que describía la fachada recayente a la Calle Torres Quevedo así: "Responde a soluciones racionalistas de gran sobriedad, en parte justificado por el emplazamiento, destacando el balcón compuesto exclusivamente con barras de carpintería de tubo, modificado posteriormente por un antepecho de obra con respecto a lo dibujado en los planos, y el contraste de los lienzos de ladrillo visto con los revocados".

 

De acuerdo con los planos estos "muestran cómo el vestíbulo separaba la zona de servicio, orientada hacia el patio interior e integrada por el dormitorio de las criadas, el WC, el lavadero, la despensa, la cocina, la carbonera y el comedor, de la zona de noche, configurada por un baño y cuatro dormitorios, tres de los cuales estaban dispuestos hacia la fachada principal".