Denuncias ante el establecimiento de forma ilegal de una pancarta en la Purísima

La Purísima (foto: Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio)

La Iglesia de la Purísima es un monumento protegido por la Ley del Patrimonio Cultural de Castilla y León, como consecuencia de su consideración como Bien de Interés Cultural. Además, está situada en el interior de un conjunto histórico, en uno de los lugares más destacados de Salamanca: junto al Convento de las Madres Agustinas y el Palacio de Monterrey.

 

Desde hace algunos meses exhibe una pancarta, grande y llamativa, colocada en la rejería de su fachada principal,  pese a las denuncias trasladadas a la Junta de Castilla y León por la Asociación 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio'. 

 

"Dado que es objetivo el menoscabo que se produce y la alteración a la apreciación del bien en cuestión, así como del entorno en que se sitúa, de forma no justificada ni excepcional, hemos solicitado la aplicación de la legislación vigente teniendo en cuenta no sólo que la propiedad debe preocuparse por conocer la normativa, sino que aquella le ha sido recordada amablemente en los últimos años por circunstancias semejantes." declara la asociación. 

 

Asimismo, la asociación también denuncia el humedecimiento de la fachada del Convento de las Madres Agustinas, como consecuencia de un canalón instalado en la misma, que la protege de las aguas pluviales. Sin embargo, según afirman Ciudadanos por el Patrimonio "dichas humedades no sólo están dañando iremediablemente la piedra arenisca de la fachada del convento, sino también a elementos artísticos como el escudo que ahí se  sitúa o la fachada de la Iglesia de la Purísima". 

 

 

Por ello, la Asociación ha solicitado que los técnicos realicen las comprobaciones oportunas respecto a los hechos expuestos "a fin de que se inste a la propiedad de este bien patrimonial a solventar las deficiencias descritas".