Denuncian que las estaciones de Salamanca y El Maíllo superaron el domingo el objetivo legal de ozono

Las estaciones de El Maíllo y Salamanca  superaron en la jornada del domingo, 20 de septiembre el objetivo legal de ozono según aseguran Ecologistas en Acción, que auguran altos nivel de ozono que ponen en peligro la salud pública. 

Según los datos recabados por Ecologistas en Acción, el "intenso" tráfico rodado urbano e interurbano de las ciudades y su entorno y las "grandes centrales térmicas" de León y Palencia han provocado que los niveles de contaminación atmosférica por ozono se hayan disparado entre abril y septiembre en Castilla y León hasta alcanzar su máximo desde 2005, a lo que han contribuido las altas temperaturas del verano, especialmente durante el mes de julio.

 

"Con los datos proporcionados por la Junta de Castilla y León, Ecologistas en Acción ha podido confirmar que en el centro, este y sur de la Comunidad se han vuelto a superar un año más los objetivos establecidos por la legislación europea y española para proteger la salud humana y la vegetación", han insistido desde el colectivo ecologista.

 

Según sus datos, si se toma como referencia el nivel máximo de ozono recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el incumplimiento se extiende a la "práctica totalidad de Castilla y León", incluidas las aglomeraciones de Burgos, León, Salamanca y Valladolid, El Bierzo, la Montaña Norte y la Cuenca del Ebro en la Comunidad.

 

Ecologistas ha asegurado a este respecto que el máximo número de incumplimientos se ha registrado en las estaciones de control de la contaminación del Valle del Tiétar (Ávila), Salamanca, Segovia, Muriel de la Fuente (Soria), Medina del Campo (Valladolid) y Zamora, "que han rebasado en 30 o más días el objetivo legal de ozono para la protección de la salud", y en un centenar de días (más de la mitad de la primavera y el verano) la recomendación de la OMS.

 

Este colectivo ha lamentado que la Junta de Castilla y León siga sin facilitar en su página Web los datos de los quince medidores privados de ozono situados en la Región, a lo que han unido que la ciudad de Salamanca ha permanecido durante tres meses sin medidor de ozono, "coincidiendo con la época de mayor riesgo para este contaminante".

 

En opinión de los ecologistas, se reitera de esta manera el "escaso interés" con el que las autoridades autonómicas afrontan la lucha contra la contaminación atmosférica, "que cuesta cada año cientos de vidas en Castilla y León ante la completa pasividad de nuestro Gobierno".

 

Por todo ello, ha vuelto a demandar a la Junta y León la puesta en marcha de planes de reducción de la contaminación por ozono para evitar que esta "lamentable situación" se repita en años próximos. A su juicio, estos planes deben pasar por la reducción del "intenso tráfico urbano e interurbano" que soportan las principales ciudades, por el mantenimiento de un modelo de ciudad compacta y por la promoción del uso de medios de transporte limpios como el autobús, la bicicleta o la marcha a pie.