Denuncian brutales agresiones a gays en una zona de 'cruising' en Salamanca

Zona de cruissing en Salamanca, donde se han producido las agresiones a gays

La conocida como 'zona de Marín' es utilizada por homosexuales para encuentros sexuales anónimos y esporádicos, pero desde hace semanas sus usuarios se topan con hombres que les insultan, agreden y destrozan sus coches.

En el contexto gay, la práctica del 'cruising' se refiere a la búsqueda de una pareja sexual caminando o conduciendo por un lugar público, por lo general de manera anónima, ocasional y para una sola vez. En Salamanca hay varias zonas que se utilizan en este sentido por parte del colectivo homosexual, aunque no están libre de peligros.

 

TRIBUNA ha accedido al testimonio de varios hombres que han sido agredidos y han presenciado agresiones en la denominada 'zona de Marín', que se encuentra detrás de la nueva gasolinera de Huerta Otea, en la capital salmantina. 

 

zona marin cruising'Zona de Marín' en la capital salmantina frecuentada por homosexuales

 

"Lo normal hasta ahora eran los insultos, ya sabes, lo de siempre" lamenta un usuario de estas zonas de 'encuentros' en Salamanca. "Pero ahora van más allá: desde palizas a destrozos en los coches", añaden. "Además, en esta zona es muy fácil acorralarte con un coche, te dejan sin salida", aseguran.

 

Para estas agresiones, además, no hay denuncias en la Policía: "Hay gente a la que le da vergüenza reconocer que frecuenta estos lugares o incluso que tiene pareja y no quiere que se sepa y por eso todos callamos", subrayan en declaraciones a TRIBUNA.

 

Algunos de ellos, incluso, entienden "que haya cierto malestar" en determinadas zonas más pobladas porque "suelen dejar el lugar sucio: con papeles y preservativos por el suelo", pero concretamente la 'zona de Marín' está vacía y no se molesta a nadie, ya que suele frecuentarse, además, por la noche.

 

En algunas de las agresiones relatadas por los usuarios de 'El Marín' a este diario se producen incluso "persecuciones en coche muy peligrosas". La última recordada por un testigo fue de dos coches que perseguían a otros dos hasta la zona del cementerio y que "podía haber terminado muy mal", como recuerdan para TRIBUNA. "Golpes con palos, destrozos en los coches aparcados..." los ejemplos son muchos.

 

Preguntado por este diario, el colectivo 'Iguales' en Salamanca asegura conocer ya estas agresiones: "Conocemos que los homosexuales son perseguidos e insultados en esta zona", reconocen y lamentan el estado de "indefensión en el que nos encontramos", ya que son hechos que no se denuncian "porque la gente suele esconder esta prácticas siempre".

 

Lejos de generar alarmismo, 'Iguales' recomienda que se denuncien ante la Policía todas las agresiones "aunque aún hay que trabajar por ambos lados para hacer las cosas bien: por parte de la Policía y del colectivo homosexual", añaden.

Noticias relacionadas